Soy “la hermana de”

Publicado por el may 15, 2017

Compartir

 

A veces, o a ratos, la hermana deviene en hermanísima, como ha pasado con Pippa, que fue un “boom” en una boda de duques, y se estableció después de monada internacional, que no es poco. No diremos que hay, en el mundo, mucha hermanísima de vitola semejante a la citada, pero sí hay hermanas de famosa que van funcionando así, a bordo de la condición de hermana, o hermano, que se les torna un oficio, por momentos, lo quieran o no lo quieran. Naturalmente, existen casos nacionales. La “hermana de” asoma de pronto, por contagio de la fama familiar, pero luego tiene que buscarse el sitio, porque hay apellidos que acaban pesando como medallas. Mónica Cruz, por ejemplo, ha logrado aupar una carrera sin desmayo, una carrera que consiste en ser hermana de Penélope, pero no serlo. Un trabajazo, fácil o no tanto, según el día, pero un trabajazo que a ella le va saliendo. Ambas tienen un hermano próspero, que se cuida del foco, Eduardo, músico de oficio. Penélope es tan archifamosa que tiene hermanas, o hermanísimas, más allá de la hermana propiamente dicha, porque por ahí va una punta de discípulas que quieren montárselo en Hollywood, y lo mismo hasta tener un novio, o marido, con Oscar, como la propia Penélope. Estas hermanísimas empiezan o acaban en Paz Vega o Elsa Pataky, pero Pe sólo hay una. Luego está Ana Boyer, una estrella de portada, zona última generación. Ana es Ana y sus hermanas, como en la película de Woody Allen, o sea, una copa de hijas de la Preysler que ya están triunfando en la vida de escaparate, que es a lo que mayormente se dedican estas monadas. La Preysler, si afinamos, es una hermana más entre Ana, Tamara, y Chábeli, incluso, sólo que una hermana mayor, más orientalizante y mejor vestida. Ana y Tamara se parecen, aunque no sabemos cual es la hermana o hermanísima de la otra. Quiero decir que se parecen en el empleo de lámina, porque Ana es silenciosa, y Tamara no, porque habla mucho, lo que no quiere decir que la entendamos. Mirando en otras generaciones, nos salen otras hermanísimas, naturalmente. Ana María Abascal es hermana de Naty Abascal, que no es hermana de Carmen Lomana, sino más bien todo lo contrario. Ana María y Naty son veteranas de la alta costura, y tienen el vínculo de gemelas, como la novia luminosa de Antonio Banderas, Nicole, que tiene una réplica perfecta, de nombre Bárbara. Ana María no ha ejercido mucho de hermanísima, pero la condición o titulación es inevitable. Viene a pasar lo mismo entre Rosario Flores y Lolita Flores. Cada una tiene su carrera, pero ahí está el apellido, que viene bien, o no tanto, según. En todo caso, han logrado el mérito de orillar la etiqueta de “hija de”. Pero eso ya es otro cantar.

 

Compartir

ABC.es

El Arpón © DIARIO ABC, S.L. 2017

A ver de cerca el incendio, a convidarme a la tormenta, a poner bulería en la noticia diversa. A arriesgar, en fin, una opinión. Porque a veces “la vida no es noble, ni buena, ni sagrada”, según ya sospechó Lorca. A no... Más sobre «El Arpón»

Categorías
Etiquetas
Calendario
mayo 2017
L M X J V S D
« abr    
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031