Los ricos de fogueo

Publicado por el Mar 26, 2017

Compartir

 

Se da a veces en España un ejemplar único de la picaresca más bien venial, entre el falso aristócrata y el macarrita también falso, empezando o acabando en Jaime de Mora y Aragón, aquel rey del verano de Marbella, cuando el verano duraba todos los inviernos. Don Jaime tuvo rachas de ir tieso de billetera, pero siempre anduvo muy tieso de perfil de dandi. Es el suyo el caso del famoso que va por la vida como sobrado de visas, pero paga poco, o mejor no paga nunca. Es el suyo el caso del rico de fogueo, del millonario con más ademán que inmueble. Todos conocemos a un Jaime de Mora, o a varios, que son unos profesionales del cromo propio, entre el farde y el sablazo. A mí me tienen muy contado que a la Marbella del esplendor iban algunos playboys, internacionales o no, cuya mayor inversión era el ropero, unos ligones de peluco de pega cuyos porsches eran de alquiler, para alternar en el sitio en condiciones, entre forrados  de yate y duquesas de bronceado. Algunos incluso pescaron entre las famosísimas de Mónaco. No pasa sólo en Marbella, sino en el Madrid de escaparate, y en las islas de los disjockeys.  Los ricos de verdad salen poco o nada en las fotos, y no alardean de lujo, porque el alarde del lujo es vicio de nuevos ricos, o de ricos que no lo son. Cosa muy distinta a lo que venimos hablando es el rico al revés, o sea, el famoso venido a menos, porque la vida se le torció, o porque el fisco se puso a hacerle la contabilidad de los bolos de oro. Hay casos sonoros en la órbita internacional, como Mike Tyson o Whitney Houston, que se vieron mal, o muy mal, por causas diversas que en rigor son siempre la misma: mala cabecita loca. Parece que a menudo la fama trae el susto de la ruina, o casi. Sin irnos lejos, la gran Arantxa Sánchez Vicario, que todo lo fue, en los noventa, declaró en algún momento que estaba en la ruina, y suplicó a su familia que le explicara por qué de pronto era campeona en deudas. La vida, que es irónica, quita y pone holgura en la vida de los famosos, y no diremos que algún artista puede acabar de vagabundo, pero tampoco se descarta. Entre nuestros famosos patrios, Joaquín Cortés ha pasado malas rachas, y Lolita, pero han logrado capear el temporal. Hay luego, en paralelo, esos otros famosos que de pronto dicen que están en la ruina, aunque en la ruina nunca acaban de estar del todo. Entre otras cosas, porque van a una corrala de prime-time a contarlo, previo pago del importe largo. Son unos vividores, pero unos vividores de poca gracia. Nada que ver con el citado Jaime de Mora, que les llevaba la agenda de champán a los jeques. Se ataban en él el bohemiazo de linaje y el señorito de cabaret. Como en Espartaco Santoni, otro pirata de Puerto Banús, que embelesaba a las millonarias tocando las maracas.

 

 

 

Compartir

ABC.es

El Arpón © DIARIO ABC, S.L. 2017

A ver de cerca el incendio, a convidarme a la tormenta, a poner bulería en la noticia diversa. A arriesgar, en fin, una opinión. Porque a veces “la vida no es noble, ni buena, ni sagrada”, según ya sospechó Lorca. A no... Más sobre «El Arpón»

Categorías
Etiquetas
Calendario
marzo 2017
M T W T F S S
« Feb   Apr »
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031