Con sofá de cuero y piano al fondo

Publicado por el feb 13, 2017

Compartir

 

Le han echado el cierre al pub “Tres peniques”, uno de los templos madrileños de sofá de cuero y penumbra a cualquier hora. No hace mucho, se reabría el “Maite Commodore”, una de las barras de vitola de los noctámbulos de los setenta, y ahora se le abrocha la persiana al “Tres peniques”, que es como cerrar un bar hermano de Maite, hermano menor, y con menos tránsito de famosos, pero hermano al fin y al cabo. Hablamos, con el “Tres peniques”, de uno de los locales donde empezaba o acababa un mapa “british” de Madrid, pero un “british” entendido a lo madriles, o sea, con camarero de pajarita y friega de lejía cruda, según el horario. “Tres peniques” ha sobrevivido largas épocas en la ciudad, mirando al parque del Retiro, aunque sin mirar mucho, porque el sitio, aunque aupado de vidrieras a la calle, sólo mira hacia sí mismo, con ese ensimismamiento de los espacios que tienen algo de buque interior, de biblioteca sin libros. El “Tres peniques” era gemelo de esas grutas que aún resisten en el barrio de Salamanca, o Chamberí, donde el whisky se sirve con plato de almendras, donde te ponen tarta de navidad en cualquier día del año. Hablo de locales míticos de la apacible vida madrileña, como el Milford, en el Hotel Velázquez, o el Gregorys, que es una reliquia pura, o bien el Tony 2, en las traseras del Café Gijón, una gruta de oro de los trasnochadores profesionales de Madrid, un cruce de sótano y suite, una maravilla insólita donde todavía beben en taburete de barra los gánsters de sí mismos, en la madrugada de los días laborales, mientras un piano, en medio del local, navega todas las nostalgias de los ahí congregados, gallofa literaria y bohemia de corbata que charla de poesía o adulterio. Le echan el cierre al “Tres peniques”, y muere así un local de la familia de los locales donde la tarde tiene siempre el reloj parado, un local que hermana, por una punta con Mazarino o Richelieu, ambos en el barrio de Chamberí, y por la otra punta con el bar “El Yate”, en Martínez Campos, vecino de un memorable y anticuado pub irlandés. Con el cierre de “Tres peniques”  se nos apaga un mucho en la ciudad esas barra de toda la vida donde el whisky es más whisky, porque en el local hay limpiabotas. Donde la vida se ha parado con olor a cuero negro y roble de linaje.

 

 

 

Compartir

ABC.es

El Arpón © DIARIO ABC, S.L. 2017

A ver de cerca el incendio, a convidarme a la tormenta, a poner bulería en la noticia diversa. A arriesgar, en fin, una opinión. Porque a veces “la vida no es noble, ni buena, ni sagrada”, según ya sospechó Lorca. A no... Más sobre «El Arpón»

Categorías
Etiquetas
Calendario
febrero 2017
L M X J V S D
« ene   mar »
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728