El seductor imbatible

Publicado por el Feb 12, 2017

Compartir

 

Quizá a Jose Coronado no le das un alegrón si le recuerdas que ha sido ligón imbatible, pero aún peores famas puede cargar un hombre. Me gusta traer hoy, aquí, para él, la sentencia de bar que un actor me regaló a propósito de otro actor: “No le quitas una novia ni en la ficción”. Pues a Coronado no le quitas una novia ni en la ficción. De modo que más allá, o más acá de la ficción, mejor ni hablar. Y eso que ha tenido Coronado novias. Desde la modelo Esther Cañadas, cuando era Esther Cañadas, hasta Amparo Muñoz, también cuando era Amparo Muñoz. Desde alguna duquesa de paso hasta la consorte de estilo de un cantante de concurso. Para qué precisar, si tampoco queremos colocar un susto sabatino de recordatorio a tantos maridos en curso. Da un poco de pudor hacer un álbum de la familia de las novias de Coronado, porque nos sale un elenco de doble página, pero sí reseñaremos que nuestro hombre es un trueno al respecto, eso sí.  Hay en lo alto de su biografía dos mujeres de importancia, y de vitola. Paola Dominguín, y Mónica Molina. Con la primera tuvo un hijo, Nicolás, y con la segunda una hija, Candela. Paola y Mónica son dos bellezas distintas y emocionantes, y tienen ambas talento alto en sus oficios respectivos, que en Paola es la imaginación efervescente, y en Mónica es la canción de estremecedora seda. Paola, en su día, arriesgó que estaba enamorada del “hombre más guapo que pueda imaginarse”, y ese hombre era Jose Coronado. Es. Después de Paola vino un romance no sabemos si sólo de titular con Isabel Pantoja, y así todo seguido hasta hacer una carrera que es carrerón.  Esta fama de galán de mucha hemeroteca la lleva Coronado entre la media sonrisa del pícaro y el gesto seguro de la resignación. Rompió en las faenas de artista haciendo un anuncio de whisky, en Menorca, con dos suecas, y luego se ha llevado un Oscar como mejor actor, por “No habrá paz para los malvados”. Eso, entre otros reconocimientos diversos, y de quilate. Tuvo larga racha de crápula, en el Madrid de la movida, y de ahí tira él de recursos, cuando procede, porque la interpretación tiene para él una mitad de método, y otra mitad de instinto. O sea, que importa la biografía, naturalmente. Coronado, como actor, ha logrado “una cabeza”, en el sentido en el que los románticos decían cabeza. De modo que es un Goya guaperas, un duro que las enternece, el poli más apolíneo del barrio. Ahora gasta greñas, y entradas, y las dos cosas le caen bien. Empezó cuando en lo suyo se repartían el podio Resines, Imanol, y tres más, y ahí sigue, veterano de juventud, y guapo aunque prefiera no oirlo. Sigue entre los escasísimos seductores de ahora, y de siempre, a los que no hay quien les quite una novia. Ni en la ficción.

Compartir

ABC.es

El Arpón © DIARIO ABC, S.L. 2017

A ver de cerca el incendio, a convidarme a la tormenta, a poner bulería en la noticia diversa. A arriesgar, en fin, una opinión. Porque a veces “la vida no es noble, ni buena, ni sagrada”, según ya sospechó Lorca. A no... Más sobre «El Arpón»

Categorías
Etiquetas
Calendario
febrero 2017
M T W T F S S
« Jan   Mar »
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728