Novia de sí misma

Publicado por el dic 27, 2016

Compartir

Se va notando que Pantoja recupera un solecito de ilusión, pero no el sol navideño que no hay, sino el sol pleno de la Andalucía que va por dentro, como una borrachera de buena salud, como una fiebre benéfica de ilusión. Pantoja ya cumplió el cromo de  salir muy puesta de lunares ante la afición alegre, en un concierto reciente, pero nos interesan los lunares por dentro de la blusa color clavel reventón. Queremos decir que Isabel encara una vida nueva, donde le tocan las galas del arte de abuela, y las galas propiamente dichas, que ya van por ahí, en anuncio de póster. Pantoja ya no es sólo la viuda de España, sino la mamá de Kiko Rivera, ese padre disjocjey, y de Chabelita, que es un bolo en sí misma, la niña, porque va a la tele, que es una tela. De modo que tuvo, y tiene, la mujer, mucha jornada de madre en vilo, porque el zagal y la zagala le han salido artistas. Como ella, pero al revés. Pantoja ha reaparecido, y hasta busca casa, con lo que se mudará a una nueva vida, porque en la vida última Pantoja se quedó viuda de sí misma. Durante la condena, Pantoja ha estado en la crónica social sin estar. Ha resultado la ausente más presente, auxiliada, quizá a su pesar, por su inquieta familia revuelta, que le ha pillado gusto a la cátedra de plató. Ahora se reúne con esa misma familia, o con parte de ella, y viven todos juntos un domingo aunque no sea domingo, porque se les ve que tienen de pronto el día de fiesta. Esto es nuevo, y lo hemos visto hasta en fotos de reportaje, hace dos tardes. En la reaparición, para el mundo, de Pantoja, se aprecia algo de prueba de resurrección, y yo creo que la ha logrado con ala de estrellona, reprimiendo, o bien olvidando, quizá, ese medio cabreo suyo, tan hispánico, que no sabemos si es pena, gripe o paripé. O todo junto. Pantoja viene de cumplir su temporada en el infierno, que es lo que pidió la ley, y ahora le toca hacer mucho pilates de coplas, para afinar definitivamente la forma, y seguir dando el show. Isabel ha pasado  de famosa de telediario, zona blanqueo, a torera de su propia biografía, después del último revolcón de ley. A veces, cuando aún cumplía trena,  le daban un permiso, y ella montaba un paseíllo de escenario a la puerta de la cárcel, del brazo de su hermano Agustín, como una novia apócrifa bajo el mediodía, y no parecía entonces que el cautiverio le hubiera dado mala vida, sino lo contrario. La  vimos a menudo pletórica. Pero acaso la dolencia iba por dentro. Ahora sí empieza la vida nueva, que seguro ella vislumbra a bordo del escote contentísimo de la novia de sí misma que es. No van a faltar devotos o devotas que le griten “guapa”. Como a la puerta de la trena. Como siempre.

 

Compartir

ABC.es

El Arpón © DIARIO ABC, S.L. 2016

A ver de cerca el incendio, a convidarme a la tormenta, a poner bulería en la noticia diversa. A arriesgar, en fin, una opinión. Porque a veces “la vida no es noble, ni buena, ni sagrada”, según ya sospechó Lorca. A no... Más sobre «El Arpón»

Categorías
Etiquetas
Calendario
diciembre 2016
L M X J V S D
« nov   ene »
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031