Pichichi de la soltería

Publicado por el sep 24, 2016

Compartir

 

Se fichó, con Cristiano, a un futbolista, pero también a un guapo de spot y a un titán con pendientes de club de fans. El tipo resulta el catálogo mayor de los de golazos de obús, y luego un apolo de vacaciones que sale a golazo de bigarda por noche, según los que pregonan no sé si por gusto. Ahora dicen que le mola Desiré Cordero, Miss que va a más, eso seguro. Cristiano es noticia se mueva mucho, o se mueva poco. Ha llegado al virtuosismo de ser noticia sin noticia. Aterrizó de fichaje en Madrid después de unos precalentamientos de vacaciones por el mundo, donde se encontró una noche con Paris Hilton, esa groupie de sí misma. Aquí se arriesgó entonces el pronóstico de un Cristiano de jarana, llegado al “Madrid la nuit”, pero ha resultado un atleta exacto que sólo sale de noche para invitar a jamón a la familia. Este pelotero de diseño que desembarca con limuosina en alguna discoteca viene de familia con más problemas que posibles. Los suyos, en una época,  caminaban el costado salvaje de la vida. Tuvo la biografía adversa, y se lo ha montado. A Cristiano le salvó la droga benéfica del fútbol, y se ha hecho  un  atleta máximo que cobra el puntapié a precio de porsche. Escoge los coches de lujo, la gomina de metrosexual y las chicas de pasarela. Cuando rompió con Irina Shayk, se jugó por ahí mucha Champions de rumores para esclarecer si él la dejó, si fue al contrario, o qué. Pero todo eso daba igual, y da igual, porque importa del caso que Cristiano era, y es, mucho más famoso que su “ex” consorte, que va a mantenerse durante largo rato como la exnovia de Cristiano, mientras que Cristiano es lo que era: CR7. Lo que será. Irina, con resultarnos bellísima, siempre se nos antojó remota, casi irreal, como si fuera una extranjera que pasaba de perfil por aquí, que es más bien lo que fue. Ahora cuentan que va de novia en vigor de Bradley Cooper, un actor, pero ser “ex” novia de Cristiano es todavía mayor titulación. Cristiano duró con Irina más de cuatro años, que es el tiempo que ha tardado la chavala en ser para siempre un Cristiano de la pasarela, pero en hembra maravillosa y con bikini de instagram. Cristiano e Irina componían una pareja de escaparate, lo que no quiere decir que fueran un escaparate de pareja. Ha quitado el trono de póster planetario a David Beckham, y le gana incluso si se pone a anunciar calzoncillos, que es más o menos lo que anuncia cuando se quita la camiseta. Sus abdominales imposibles promueven a cada rato una Champions de opiniones ardientes en Internet, donde es el amo. Está entre el increíble Hulk y el guapo de la película. Lo veo un narciso de su talento, el pichichi de la soltería.

Compartir

ABC.es

El Arpón © DIARIO ABC, S.L. 2016

A ver de cerca el incendio, a convidarme a la tormenta, a poner bulería en la noticia diversa. A arriesgar, en fin, una opinión. Porque a veces “la vida no es noble, ni buena, ni sagrada”, según ya sospechó Lorca. A no... Más sobre «El Arpón»

Categorías
Etiquetas
Calendario
septiembre 2016
L M X J V S D
« ago   oct »
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930