Un exótico ciudadano

Publicado por el sep 17, 2016

Compartir

 

Es Camilo un clásico de los karaokes, que es un modo de eternidad. Pero cuesta imitarle, porque es un exótico solista inimitable. Y un extravagante ciudadano. No hace mucho, fue al programa feliz de la Campos, y nos dio ahí el susto, por el alegrón de cirugía estética que presentaba, más la melena de escaparate. Camilo Sesto se empeña en hacer buena la réplica de museo de cera, réplica que por cierto no sé si tiene, y ya ni falta que le hace. Fue al plató de la Campos, digo, y supimos que era él, y no un doble de Benidorm, porque Teresa nos lo avalaba. Todo eso nos traía una noticia deslumbradora: Camilo Sesto existe. Y esta es la misma noticia que ahora brota, cuando celebra un cumpleaños con disco. Vengo a decir que Camilo es un enigma, y un show, y las dos cosas vienen de lejos. Tiene algo de fantasma que vive en Torrelodones, algo de Michael Jackson de lo melódico, pero con mejor planta, y un traje de ligón de Alicante que alterna en negro y blanco, pero que parece siempre el mismo. Decidió, hace ya años, un retiro de mucho cerrojo, quizá hastiado de todo y de todos, aunque salió un rato de casa, hace varias temporadas, para dar unos conciertos de auge y decir de nuevo adiós, muy resucitado de dandy de corbata espejeante, como en la tele de la Campos, pero con menos desmadre de quirófano.  Creo que quizá no le hemos hecho justicia en sus faenas de cantante o compositor, porque fue un tope en los setenta, y logró un éxito de trueno, Jesucristo Superstar, espectáculo pionero de los musicales, en España, que ahora prosperan incluso como gancho del turisteo del “Madrid la Nuit”. Le traté a finales de los noventa, y resultaba una gesta sacarle de casa. Eso, si le sacabas, que más bien no le sacabas nunca. Escuchaba con irónico escepticismo que había faena de juerga más allá del domicilio, que había noche más allá de la noche de su chalé, donde hacía horario de vampiro superestar, de licántropo con piano. Y en esas sigue. A veces sale por orden de algún juez, porque toca declarar en demandas de tesorería, y va y la lía. En una visita última, o penúltima, a un juzgado, contaban los presentes de la sala que no se iban a olvidar del show espontáneo de Camilo, que es siempre memorable en escena y también de peatón. Se durmió en algún momento de la vista, se sacó un calcetín para mostrar a los congregados una lesión de tobillo, y pidió un rato de respiro en sala vecina, porque no estaba pletórico de salud o ánimo, precisamente. Vive en artista. A veces le cita un juez,  y a veces sale por voluntad propia, a celebrar en la tele de la Campos que fue un figurón, cuando era solista guaperas, y con melena no de fantasía. Entre unas cosas y otras, pide hora en el cirujano y sale vagamente parecido a la foto del deneí.

Compartir

ABC.es

El Arpón © DIARIO ABC, S.L. 2016

A ver de cerca el incendio, a convidarme a la tormenta, a poner bulería en la noticia diversa. A arriesgar, en fin, una opinión. Porque a veces “la vida no es noble, ni buena, ni sagrada”, según ya sospechó Lorca. A no... Más sobre «El Arpón»

Categorías
Etiquetas
Calendario
septiembre 2016
L M X J V S D
« ago   oct »
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930