La cantante que se calla

Publicado por el Jun 18, 2016

Compartir

David De Gea estuvo en la alineación del Real Madrid, sin estar, y Edurne está en el guateque sexual del fútbol de estos días, pero también sin estar. El nombre de David de Gea ha pegado un brinco inesperado a los titulares nada deportivos, por un enredo del fútbol de alcoba, pero de alcoba no conyugal, sino todo lo contrario, ahí donde se manejaba con coristas de hotel un tal Torbe, un liante del porno. David se ha quedado en su sitio, y Edurne también, hasta que escampe. Hacen bien. A Edurne hay que agradecerle que no se haya puesto pesada en sus oficios de novia de futbolista famoso, pero ni ahora ni nunca, porque ha llevado esa condición de costado, y natural, sin tirar del provecho fácil o el escaparate extra, contra lo que resulta costumbre en el gremio de variedades, donde ya hemos de incluir a menudo el fútbol, o muy a menudo. Digamos que Edurne se ha dedicado a sostener su cromo logrado de chica dulce, dorada y laboriosa. Ahora tiene un papel difícil, y poco grato, por el lío de su novio, pero ella no da un ruido.  Edurne es una chavala amenísima y dispuesta que igual canta en un concurso que se emplea en un musical de la Gran Vía. De algún modo, Edurne, en su momento, fue un fichaje del Real Madrid, y así estuvo un rato en la alineación paralela del club, zona consortes planetarias y rutilantes. Hasta hubo mucho cancán de competición, entre las aficiones diversas, a ver si era o no era campeona de estampa Edurne, ante Sara Carbonero, su rival directa en las porterías de las guapazas de auge. Un día la enviaron a Eurovisión, ese karaoke de la laca, y le colocaron por ahí mucha crítica a la chica, porque quedó entre las últimas en ese concurso. Pero yo creo que Edurne triunfó. Quiero decir que Edurne es una cantante solvente, y las cantantes solventes lo tienen entre mal y muy mal si las pones a competir en un escenario donde importa más el vestuario loco que la afinación de oficio. Al show de Eurovisión le dan siempre muchas vueltas de promoción y especulación, como si fuera un Mundial del micro. Yo he visto este tinglado, a saltos de los años, y siempre me parece la misma Operación Triunfo de gogós talluditas, sopranos de bingo, amanerados de lamé y algún virtuoso que no sé qué pinta ahí. Edurne cumplió, y quedó en el vagón de cola. Yo creo que el puesto en este maratón da igual, porque el triunfo es librarse del ridículo. Y claro que Edurne se libró, porque una chica que canta bien no naufraga nunca. Edurne, en Eurovisión, jugaba en campo contrario, como quizá De Gea en un mal día, al que el gol inolvidable, y a traición, se lo ha colocado el pasado, que tiene chicas de hotel. Eso ya se verá, si hay algo que ver. Entretanto, Edurne sigue de cantante, pero de cantante que sabe callarse. Menos mal que el amor lo puede todo. O eso dicen.

 

 

 

Compartir

ABC.es

El Arpón © DIARIO ABC, S.L. 2016

A ver de cerca el incendio, a convidarme a la tormenta, a poner bulería en la noticia diversa. A arriesgar, en fin, una opinión. Porque a veces “la vida no es noble, ni buena, ni sagrada”, según ya sospechó Lorca. A no... Más sobre «El Arpón»

Categorías
Etiquetas
Calendario
junio 2016
M T W T F S S
« May   Jul »
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930