La consorte del albedrío

Publicado por el feb 21, 2016

Compartir

 

Carmen practica el vicio del buen humor, no descuida el morbo de las medias de costura, para algún cóctel, y viene a ser, así en general, lo contrario a “una mujer transparente”, como creo que se titulaba un libro quizá escrito por ella misma. Carmen es Carmen Martínez Bordiú. Mucho más allá de sus sucesivos consortes, con boda o no, estamos ante una mujer que se casó para siempre con la soltería, que es el ahínco o mérito de vivir suelta, según el albedrío del día. En su biografía sentimental están el duque de Cádiz, Jean Marie Rossi, Roberto Federici, José Campos o Luis Miguel Rodríguez. Como ha sido mujer de mucho viaje, a rachas quizá coincidía más con sus hombres en la lámina de los reportajes que en la vida misma. Pero también en los reportajes ha salido a veces con Isabel Preysler, que es la novia de todas las portadas. Carmen ha sido mujer de ponerse el atlas por peineta, y ha barajado hombres con la despreocupación de quien cambia de negras gafas fastuosas, que son las que a ella le gustan. Emanuela de Dampierre tuvo un día un loco arrebato de viborona y la llamó ninfómana. Carmen contestó que la Dampierre está mayor. La primera alivió después su adjetivo, si mal no recuerdo. La segunda, no.
Carmen, en rigor, ha hecho siempre lo que le ha dado la gana, y pasa mucho de lo que digan sus hijos, la Dampierre y quien venga. Se casó con José Campos, por ejemplo, un mozo rústico que no se baja de la sonrisa, pero se casó a su manera. Ella puso el piso y él puso el alboroto. Todo a medias, pero a medias nada, quiero decir, salvo el amor. En algún momento, rompió el apego de Luis Miguel Rodríguez, un jefazo de las chatarras, y así se nos confirmaba una relación al darla por acabada. Carmen a veces lo explica todo sin dar ninguna explicación. Tras separarse de Jean-Marie Rossi mantuvo apartamento en el mismo edificio de su ex. Con Roberto Federici, el anterior a Campos, sostuvo unos vínculos de amistad insólita. De modo que lleva con muy buen pulso el carácter caedizo del amor. Carmen ha sido mujer de profesionalizar a menudo su vida íntima o personal, mayormente viajes de lejanía y posados con confesión. Ha cumplido mucha época de vivir a bordo de una foto, pero de una foto propia, que unas veces la inmortalizaba con fondo de pirámides y otras veces entre gorilas de selva. Intuyo que tiene todo el repertorio de reportajes de famosa de oficio, incluyendo el posado de enseñar la casa propia, y no por farde, sino porque quería venderla. De modo que hasta ha inventado el reportaje de famosa de internet que nos hace la visita guiada de la casa en venta. Más que abuela potable se ha preferido siempre novia a la fuga, yo creo. Enseguida se apunta al susto saludable de pensar lo contrario a la mañana siguiente.

 

 

 

Compartir

ABC.es

El Arpón © DIARIO ABC, S.L. 2016

A ver de cerca el incendio, a convidarme a la tormenta, a poner bulería en la noticia diversa. A arriesgar, en fin, una opinión. Porque a veces “la vida no es noble, ni buena, ni sagrada”, según ya sospechó Lorca. A no... Más sobre «El Arpón»

Categorías
Etiquetas
Calendario
febrero 2016
L M X J V S D
« ene   mar »
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
29