Un clan que empieza por K

Publicado por el Jan 30, 2016

Compartir

Las Kardashian son un jaleo de bigardas con labios de selfie que parecen todas el mismo póster, pero son varios pósters incontables. En concreto, las Kardashian son cinco. Kourtney, Kim, Khloé, Kendall y Kylie. Todas son hijas de Kris Jenner, pero las tres primeras de un padre, Robert Kardashian, y las dos segundas de otro, Bruce Jenner, un tipo que fue campeón olímpico en los setenta, y que ahora se ha declarado transgénero, previa portada de Vanity Fair, y bajo el nombre de Kaitlyn Jenner. De modo que a dos Kardashian el papá le salió mamá. No desvariamos. Estas gentes de media avería no es que salgan mucho en la tele sino que no salen de la tele, porque tienen su propio reality, y lo raro es que todas quepan en un solo programa, porque son un gentío, de tanto que se operan. Aquí ha estado Kendall Jenner, que es la única mujer de este desorden que enseña a veces la joyería del sentido común. No hay en ella videos de coreografía sexual, o cambios de sexo, o glúteos de recambio de temporada, según catálogo. La única excentricidad de la chavala, si excentricidad fuera, está en una relación muy contrastada de rumores con Justin Bieber. Kim es la archifamosa de este club, o clan, que empieza siempre por K. Tiene Kim un pasado de hemetoreca porno, de cuando era mujer del rapero Ray J., y se hace un selfie casi diario, donde parece otra, pero siempre es ella. Khloé es una maciza de ahorrar en corseterías, y ha logrado el virtuosismo de fotografiarse alguna vez vestida. Se casó con Lamar Odom, una estrella de la NBA, y si abre la boca aporta una nueva invención al diccionario planetario de la tontuna. Luego está Kourtney, que lleva épocas ensayando el morrito a lo Brigitte Bardot, o bien Kylie, cuya única inquietud existencial es el relevo de las gafas de sol, que naturalmente usa de noche. Dirán ustedes que llevamos hoy el día muy subido de imaginación, pero no estamos anotando aquí sino el retrato rápido, y al natural, de una familia  que se viene forrando, bajo el ejercicio de ser famoso, y encima parecerlo. Claro que estamos ante el urgente famoso de oficio, como aquí algunas gentes de trimestre de los concursos, sólo que en versión californiana y para toda la vida. La madre, Kris, ha peleado siempre por colocar en el podio del show bisnes a sus hijas, y casi con el afán que ella, y sus criaturas, se han tomado en inventar una carrera podían haber cumplido una carrera de verdad. No veo, aquí, algún caso que se parezca, y esto lo digo para bien, y para mal.  Unas Kardashian made in Spain animarían más el show que las tristes biografías de las chabelitas en curso. Alaska y Vaquerizo tienen algo de alguna Kardashian, pero son dos obreros al lado de estas ociosas de contrato. No las inventó la tele a las Kardashian. Existen. Y hasta tienen un hermano, Robert, que es un Paquirrín de Los Angeles.

Compartir

ABC.es

El Arpón © DIARIO ABC, S.L. 2016

A ver de cerca el incendio, a convidarme a la tormenta, a poner bulería en la noticia diversa. A arriesgar, en fin, una opinión. Porque a veces “la vida no es noble, ni buena, ni sagrada”, según ya sospechó Lorca. A no... Más sobre «El Arpón»

Categorías
Etiquetas
Calendario
enero 2016
M T W T F S S
« Dec   Feb »
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031