Una noche por rumbas

Publicado por el ene 15, 2016

Compartir

Hay un Madrid que anochece flamenco, y así, tan flamenco, se adentra en las deshoras, hasta que le dan las tantas. Se trata de las callejas que beben en punta de la Plaza de Santa Ana, en general, pero se trata de la calle Echegaray, en particular, una calle que fue, antaño, nido de trasnochadoras con tarifa, y hoy es un vecindario medio insomne de hostales angostos y garitos rumberos donde las guiris y los gitanitos empiezan los ligoteos dando palmas. Y desde ahí, a lo que toque, hasta el alba. La calle Echegaray es, holgadamente, la calle más flamenca de Madrid. Empieza en la Carrera de San Jerónimo, y desagua en la calle Huertas, que es la calle del copeo nacional e internacional. En la embocadura de Echegaray está la “Unión Musical Española”, una tienda mítica de música de la ciudad, donde igual te venden una guitarra de Paco de Lucía que un cancionero de Bowie. La tienda, en los bajos de un edificio de postal de 1925, merece una visita, con compra o sin ella. Es un cruce de biblioteca y orquesta.

No es detalle de bobada que la calle Echegaray empiece en una tienda de música, porque la calle entera es un monumento musical, pero monumento vivo, con locales de linaje de la juerga como “Cardamomo”, “El Burladero”, o Phantom, antes “La boca del lobo”, una gruta de oro donde una canalla solvente, muy mullida de poetas o músicos, le dan a la heineken, directamente del frasco, mientras otean a las valquirias de desembarco, que acaso tienen aún por deshacer el equipaje de turistas recién llegadas a la city, en hostal de portal vecino y con habitación compartida. Anoche mismo, bordó ahí un concierto memorable Jimmy Barnatán, que hace el blues mejor del momento, y que inicia así gira de forajido del talento en este año.

“Cardamomo” es un clásico del flamenco, en directo o no. Hay directos un par de días a la semana, y el sitio es algo así como las Ventas de la bulería, con fotos de ambientación de los maestros del género, desde Camarón a Antonio Carmona o Estrella Morente o Niña Pastori, que a veces no son sólo una foto, sino clientela a su aire del garito, que ahora también se desdobla en restaurante, cuando toca. “Cardamomo” está muy recomendado, y con razón, en las guías internacionales del cachondeíto inolvidable, empezando o acabando por las hojas del género del New York Times. Ahí han desabrochado sus talentos nocturnos, en actuación, Joaquín Cortés, o Rosario, o Tomatito. “Cardamomo” tiene prórroga, o preámbulo, en “El burladero”, que es un nido de aire taurino donde aún se baila por Mercé, o por Dieguito El Cigala. La calle, tan vacilona de flamenco, dio en su día hasta su propio grupo, la “Echegaray Street Band”, donde se arrimaban los percusionistas mejores de la zona. Que es como decir del gremio.

Compartir

ABC.es

El Arpón © DIARIO ABC, S.L. 2016

A ver de cerca el incendio, a convidarme a la tormenta, a poner bulería en la noticia diversa. A arriesgar, en fin, una opinión. Porque a veces “la vida no es noble, ni buena, ni sagrada”, según ya sospechó Lorca. A no... Más sobre «El Arpón»

Categorías
Etiquetas
Calendario
enero 2016
L M X J V S D
« dic   feb »
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031