Unos melómanos de la gamberrada

Publicado por el Dec 6, 2015

Compartir

 

John Belushi, actor y músico, fue, en general, un tronado de talento que cayó muy joven, a los 33, después de vivir una última noche de vértigos que duró dos meses, desde el ocho de enero del 82 hasta el cinco de marzo, fecha en que fue hallado cadáver, por sobredosis, dentro de un bungaló del Chateau Marmont, el mítico hotel remedo de castillo que desde Sunset Boulevard domina el centro de Hollywood. Tomó Belushi de todos los venenos en esas semanas, y malcomió, y  no durmió, y cumplió su galope máximo de excesos salvajes, hasta que se agotó de golpe el galope. Hasta que se agotó nuestro tipo, tan pirado de maestrías, que dos ratos antes había estrenado “The Blues Brothers”, en 1980, la película que hoy ofrece ABC, un cruce de musical y gamberrada, un equilibrio desequilibrado de blues y delirio, de estribillo y fantasmada. Estamos, acaso, ante la película con la mejor banda sonora original de aquella década, y de todas. Por afueras de la música, narra la peripecia de dos golfos que han de reunir y animar un viejo grupo de blues para salvar de la ruina el orfanato en el que crecieron. En esa “misión celestial” se embarcan, y en la aventura van asomando ángeles y demonios, mientras suena siempre fuerte una canción de prodigio. En España, la película fue traducida, no muy memorablemente, como “Granujas a todo ritmo”,  y recoge un santoral insuperable de artistas en el tajo del momento, como Aretha Franklin, Cab Calloway, James Brown, Ray Charles y John Lee Hooker. Van de comparsas, casi, de Belushi, y de Dan Aykroyd, su hermano de fatigas en la historia. Así de descabellada es esta juerga de genios. Estamos ante la apoteosis del musical, dentro del cine, y ante una película rara, pero rara para bien, por su carácter de extraña joya de la comedia donde los coches de Chicago se incendian, las escenas logran extravagancia de tebeo y hasta sale Steven Spielberg de cameo, o la modelo Twiggy, musa inaugural de la alcurnia de topmodel. El dúo Belushi y Aykroyd no es un azar de un reparto exótico, sino todo lo contrario. Belushi y Aykroyd llegan a “Granujas a todo ritmo” después de haber sido “Los blues brothers” en la vida misma, porque como tales se desempeñaban, en un banda propia, que aupaba el blues y el soul en la plenitud desabrochada de lo discotequero. Si las hemerotecas no mienten, los Blues Brothers nacen en enero del 76, con Belushi cantando, y Aykroyd a la armónica. Fueron fundadores del programa de televisión “Saturday Nigth Live”, una cosa mítica, un show revolucionario cuyos sketches más populares los perpetraban ellos, un pareja de locos vestidos como agentes del FBI, más su banda populosa de músicos finísimos. Dos locos, sí, dos locos magníficos, John Belushi y Dan Aykroyd. Fue el éxtasis del éxito, aquello de la tele, un éxtasis que tuvo su fiesta mayor en “Granujas a todo ritmo”, donde hay una mitad de película y una mitad de canción, un gran clásico del amanecer de los ochenta, un amanecer al que a menudo se llegaba con las gafas de sol puestas. Ellos nos lo enseñaron.

 

Compartir

ABC.es

El Arpón © DIARIO ABC, S.L. 2015

A ver de cerca el incendio, a convidarme a la tormenta, a poner bulería en la noticia diversa. A arriesgar, en fin, una opinión. Porque a veces “la vida no es noble, ni buena, ni sagrada”, según ya sospechó Lorca. A no... Más sobre «El Arpón»

Categorías
Etiquetas
Calendario
diciembre 2015
M T W T F S S
« Nov   Jan »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031