Paris Hilton, pero al revés

Publicado por el Oct 17, 2015

Compartir

Alguien, en su momento, me dijo que lo soltó en privado la mismísima Isabel Pantoja, a bordo de un día de cabreo de AVE: “Se cree la Paris Hilton”. La frase alegre probaba a encerrar a su hija, la chica Chabelita, que ha salido un conflicto, como casi todas. Chabelita es una parada de mucho ajetreo, desde que pegó el estirón de los dieciocho, para ingresar en las variedades. Porque la criatura se enreda de novios, sale en la tele de famosos trimestrales, y se viene a los escaparates caros de Madrid a darle vicio a la billetería de alguna exclusiva. La Pantoja se entera, claro que se entera. Chabelita asoma, en efecto, como una Paris Hilton, pero al revés, como un cruce de Paris Hilton y folclore. Si lo sabrá su madre, que tanto entiende de disgustos. El último, saber de la madre de la cría de la que ella es madre, con lo que Isabel e Isabelita viven ahora un amor renovado de indignación. La Pantoja ha hecho con Chabelita lo que ha podido, hasta que ya no ha podido más. Pantoja, en su día, echó a volar un comunicado de la mayoría de edad de la chavala incluyendo una sorpresa que ya conocíamos: la jovencita era premamá. En esta familia el futuro se parece siempre al pasado. Les suele ocurrir lo que ya sabemos. Chabelita hizo abuela a Pantoja, por segunda vez, pero una abuela muy a su manera, porque las novias de hijo le salen gogós, o volanderas, y el novio de la hija, aquel Alberto Isla, le salió padre reincidente, jovencísimo y vacilón que iba a lo suyo. Aquí hay mucha familia, pero familia hay poca. Recuerdo que Pantoja celebró aquel embarazo con “orgullo y sincera alegría”. Cito su propio texto. Arriesgaríamos que Pantoja, lista como el látigo, casi contestaba en ese comunicado a quienes no iban a piropear a su hija, o a su novio, o a los dos juntos. Bien veía ella venir el guateque biográfico de la niña que ya no lo era. Se comprenden todos estos desvelos de Pantoja, que son de madre afanosa, y previsora, pero la hija salió dada al entretenimiento. Se quieren mucho, hasta que de pronto se quieren un poco menos. A Madrid llegó Chabelita como musa de la Dieta de la Alcachofa,  y cuadró calendario para rematar el viaje afilando el cromo en una clínica de cirugía estética, donde se compró unos pechos de sílfide de póster. Pantoja la quería en Cantora, pero Chabelita quiere ver mundo. Hasta reveló que la maternidad la ha hecho madurar. Y en lo de madurar se incluye aumentarse la talla de corpiño, según vimos, y pulirse unos euros de alegrón de chavala forrada como si el dinero entrara por la chimenea de Sanlúcar de Barrameda, donde tuvo nido de novia. Paris Hilton viene poco por aquí. Pero ni falta que nos hace. Ya tenemos a Chabelita, esa Paris suplente, y sin sastrería de gogó. De momento. Y la madre, en la faena acumulada, y creciente, cuando sale de permiso.

 

 

Compartir

ABC.es

El Arpón © DIARIO ABC, S.L. 2015

A ver de cerca el incendio, a convidarme a la tormenta, a poner bulería en la noticia diversa. A arriesgar, en fin, una opinión. Porque a veces “la vida no es noble, ni buena, ni sagrada”, según ya sospechó Lorca. A no... Más sobre «El Arpón»

Categorías
Etiquetas
Calendario
octubre 2015
M T W T F S S
« Sep   Nov »
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031