Las otras faenas de Manolete

Publicado por el Aug 26, 2015

Compartir

Adrien Brody es un feo con talentos que se empleó de pianista inolvidable, por obra de Polanski, y enseguida se metió a torero, porque fue Manolete, en la película firmada por Menno Meyjes, un tipo holandés y sinucho anuncio y pocalas, con Elsa, en las vanidades dedubo. que prometía. Ahí besa, por exigencias de guión, a Penélope Cruz, que es Lupe Sino, la amante remorena y fatal del matador. La estampa de la pareja la ha dado el ABC, en recordatorio emocionente, y ahí los dos están un poco despeinados por la tempestad interior de la pasión creciente, y otro poco por la brisa casi inevitable de la playa de la Caleta, en Cádiz, que fue escenario de aquella historia. “Manolete”, que así se llamaba la película aludida, tardó casi seis años en estrenarse, por avatares diversos, con lo que arrastró pronto fama de película maldita, y enseguida reunió fama incluso de película mala, por las muchas críticas devastadoras y el ánimo perfectamente desanimado a rachas de sus intérpretes, que parecen estar deseando en muchas escenas que al fin se acabe todo aquello. No hicieron Penélope y Adrien la mejor de sus faenas, sinceramente, aunque se besaron con entrega de profesionalidad, y algo de empaque de chulería torera, por parte de él, que no se sacaba, durante el beso, la mano derecha del bolsillo. El productor, Andrés Vicente Gómez, resumió todos aquellos jaleos con autoironía liberatoria: “Estoy hasta el gorro de esta película. Pero me alegro de que es estrene. Al menos mi madre dejará de preguntarme que cuándo se estrena Manolete”. Se estrenó, sí, pero sin estreno. Quiero decir que no tuvimos el show al uso, con Adrien y Penélope de famosísimos de fiesta, para las fotos. La película fue regular, o mal, y el estreno mal, directamente, porque no lo hubo. Brody llegó a Manolete después de componer un pianista monumental e insuperable para Roman Polanski, y Penélope ya era Penélope Cruz, sólo que aún sin Oscar. Brody venía de bordar un personaje inolvidable, y cumplió de torero célebre, pero torero más bien olvidable, porque esa película no hay por dónde cogerla. Penélope cumplió como pudo de amante fatal, y puso para la cartelería promocional un ceñido vestido emocionante, color rojo capote. A Penélope este papel no le vino ni bien ni mal, porque ella ya estaba en otros afanes internacionales, y Lupe Sino iba a quedar más bien entre las mujeres de su filmografía de bulto. Brody sí decayó un poco, o un mucho, por aquellas fechas. Enseguida le vimos mucho, o demasiado, en otro papel, el de novio de otra española, Elsa Pataky, con quien componía una pareja exótica, desigual, y de mucha pasarela. A Pataky incluso le compró un castillo, según arriesgaban en su día en la prensa del ramo. Con el esfuerzo, y el tiempo, que Pataky se tomó en fingir una carrera casi podía haber hecho una carrera de verdad. Por entonces, era una Penélope otra, una Penélope en rubia, con  más anuncio que filmografía. Brody no se hizo eterno, como Manolete, pero resultó torero de las faenas del amor con dos monadas principalísimas. Primero, con Penélope, en la mentira del cine. Luego, con Elsa, en las vanidades del colorín.

 

 

Compartir

ABC.es

El Arpón © DIARIO ABC, S.L. 2015

A ver de cerca el incendio, a convidarme a la tormenta, a poner bulería en la noticia diversa. A arriesgar, en fin, una opinión. Porque a veces “la vida no es noble, ni buena, ni sagrada”, según ya sospechó Lorca. A no... Más sobre «El Arpón»

Categorías
Etiquetas
Calendario
agosto 2015
M T W T F S S
« Jul   Sep »
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31