Las nunca ordinarias

Publicado por el Jun 8, 2015

Compartir

Hacen enseguida fortuna de uso los términos en inglés, porque el diccionario lo ha devorado el móvil. Y aún más cumplen rápido mucha fortuna los términos, o acuñaciones, a propósito de la moda, que es disciplina donde lo antiguo es de esta misma mañana. Ultimamente, rueda por ahí la denominación “It girl”, que es lo que era Naty Abascal hace siglos. O sea, un látigo de chavala que vende entre un planeta de devotos la falda que se ha puesto hace dos horas, antes de volver a colgarla. La “It girl” es una barbaridad de fino estilo, joven ella como el junco, que abre rápido tendencia, que no sabemos lo que es, pero sí. Ahí tenemos, por ilustrarnos, a Sara Jessica Parker, que es una “It girl”, sólo que con la edad de una madre de una “It girl”. De modo que hay, en ella, más “It” que “Girl”, yo ya me entiendo y ustedes también. El término no es novedad, pero viene renovando mucha amenidad en las revistas de perfumes y en las peluquerías con spa. En la copa internacional de las It Girls está Olivia Palermo, que es una maniquí con “línea de luna”, que arriesgaría el poeta. ¿Tenemos, aquí, alguna it girl? Los que saben de armarios dicen que It Girl es Paula Echevarría, Ana Boyer, Gala González, Brianda Fitz-James. Pues podría ir por ahí la cosa, sí. La “It girl” es lo contrario a una chica ordinaria que se ha puesto a ejercer la ropa como lenguaje, que es como cruzar la filosofía con ir mona. La “It Girl” es una monada de anuncio, que de pronto  es también un anuncio de monada, porque estas famosas de escaparate suelen ser una propaganda de sí mismas, aunque posen promoviendo un yogur o una pamela. No se sabe bien si estas sirenas promocionan ropa o la ropa las promociona a ellas, aunque hablamos de unos roperos y de una chicas que promoción necesitan poca. El famoso es siempre un spot en sí mismo, y sólo falta que una firma de pronto le prepare el contrato. La “It girl” no necesariamente debuta como tal, desde el podio de famosa, pero sí, porque una particular sólo promueve su estilo entre la familia. La “It Girl” difunde el afán de imitación, porque la belleza, y el estilo, hacen negocio si se convierten en rutina. Las jóvenes van a menudo al cirujano plástico, a que les pongan la nariz de Olivia Palermo, y se pillan las mismas pulseras de Sara Carbonero, o el peinado de Inés Domecq, por citar dos ejemplos distintos de muy probables “it girls”. En rigor, los famosos viven haciendo publicidad, pero publicidad de sí mismos, aunque a veces les contratan para una campaña, como a Blanca Suárez, que es y no es una “It Girl”, porque se nota muy a menudo que la han vestido otros. Le ocurre a muchas. La “It Girl” es una culpable, una culpable del acierto de ponerse o quitarse un jersey, o unos zapatos, haciendo verdad aquello de que ir distinguida no es necesariamente ir bien vestida, que dijera Coco Chanel, hasta nueva orden. Lo de “It Girl” es una acuñación casi gastada, y tirando a imprecisa, entre la bobada y el esnobismo. Pero, eso sí, todas, más “It”, o menos, quedan exquisitas de foto bajo   aquel slogan de Les Luthiers: “hay un mundo mejor, pero es carísimo”.

 

Compartir

ABC.es

El Arpón © DIARIO ABC, S.L. 2015

A ver de cerca el incendio, a convidarme a la tormenta, a poner bulería en la noticia diversa. A arriesgar, en fin, una opinión. Porque a veces “la vida no es noble, ni buena, ni sagrada”, según ya sospechó Lorca. A no... Más sobre «El Arpón»

Categorías
Etiquetas
Calendario
junio 2015
M T W T F S S
« May   Jul »
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
2930