La terraza planetaria

Publicado por el Jun 6, 2015

Compartir

 

Madrid, por estas fechas, es un show de terrazas, y la gran terraza planetaria viene a cumplirse en la Plaza de Santa Ana, que es, ella sola, como la celebración del gran día de la terraza, sólo que todos los días, incluyendo las noches. En el fondo de la Plaza, tuvo sitio, en su momento, el Hotel Victoria, donde se hospedaba Manolete. Era, ese hotel, un legendario retiro de tránsito de los toreros, y su golfemia concéntrica. Hoy luce remozado, tiene un restaurante de mucho halógeno, y una terraza de moda donde hay que pedir los cubatas tras una cola casi de concierto. La Plaza de Santa Ana, en general, es un lugar molón e infalible donde el peatonaje diverso, con ancla en una silla de picnic, no deja ver el abuso arrellanado del cemento. Pero su cinturón de fachadas incluye monumentos míticos. Ahí está el Teatro Español, que antaño fuera el teatro del Príncipe. Cerró, en su momento, el Café del Príncipe, conocido entre la bohemia como el Parnasillo, y los poetas desportillados que frecuentaban aquella botillería, y otras, han dado paso a las valquirias del turisteo de todos los países, valquirias que ahora animan la Plaza entera y sus aledaños, donde los gitanitos guapos y los flamencos de alterne van a ver si pescan lío o romance. La Plaza de Santa Ana, como otras plazas madrileñas, de mayor o menor órbita, fue en principio, hace décadas, una modesta placita de barrio, con sus niños de descuido, sus árboles de domingo, y su medio silencio de paseantes. Después tuvo su época de plaza de artesanía, como tantos otros recodos de Madrid, y ya más recientemente desembocó en el laberinto de bares que nutren las terrazas sucesivas, como un gran zoco de la birra en el corazón castizo. Heminway iba a la Cervecería Alemana, aún en pie, y en night club Villa Rosa era un poderoso imán para los que gustan de la juerga por bulerías y la noche con el pelo suelto como un relámpago. Existe aún el Villa Rosa, tan chulo de fachada de azulejos, aunque hoy es ya un recodo para nostálgicos de un Madrid de toreros y tunantas. Para extranjeras que siempre van a suponer que en España toda deshora tiene un tablao. Que a lo mejor sí lo tiene, sólo que no es un tablao, precisamente. Las estatuas desiguales de Calderón de la Barca, y de García Lorca, presencian a diario cómo el mocerío revuelto principia en la Plaza de Santa Ana su mejor juerga entre la caña gigante y el selfie constante.

 

Compartir

ABC.es

El Arpón © DIARIO ABC, S.L. 2015

A ver de cerca el incendio, a convidarme a la tormenta, a poner bulería en la noticia diversa. A arriesgar, en fin, una opinión. Porque a veces “la vida no es noble, ni buena, ni sagrada”, según ya sospechó Lorca. A no... Más sobre «El Arpón»

Categorías
Etiquetas
Calendario
junio 2015
M T W T F S S
« May   Jul »
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
2930