Perla ibérica

Publicado por el Jun 1, 2015

Compartir

 

Dijo un día Penélope Cruz, en San Sebastián, o en Madrid, quizá, a bordo de su melena, que ella de aquí nunca se ha ido. Estoy de acuerdo, sólo que de otra manera. Claro que Penélope se fue, y bien lejos, sólo que está aquí a diario, porque triunfar en Hollywood es tener una portada fija en cualquier sitio. Porque la chica que triunfa de verdad, como ella, consta de dos chicas: ella, y ella en portada. Penélope se va un rato a las Bahamas, y es una noticia madrileña, de arranque, y también de final, porque ella es de aquí, y los del pueblo gustamos de estar siempre muy al loro. Ahora, se cuenta que ha comprado una casa de importancia con balcones al Retiro de Madrid. Estamos ante la chavala que inauguró Alcobendas como capital de Hollywood, porque le dieron un Oscar, y fue foto planetaria posando al respecto, haciendo trío de retrato con Kate Winslet y Sean Penn. Es lo que las crónicas urgentes llaman “una estrella internacional”. Pero yo lo de estrella internacional lo recojo sin ironía alguna, porque ahí la tuvimos pugnando por un Oscar, hace bastantes temporadas, entre los figurones de su oficio, que ya cargan cumpleaños de momia. Tiene carrera de mucho póster, y luego una cinematografía mechada de pelis buenas, y pelis malas. Aquí ha trabajado con los más resonantes, desde Amenábar a Almodóvar, pasando por Trueba. Fuera ha reincidido en algún bodrio, pero ha acabado de musa de Woody Allen. Los del chisme crudo le suelen escatimar a veces a la chavala el pan bien ganado de su oficio para darse a la cháchara de si viste mejor, o si se despeina peor. Aquí nos gusta estar muy seguidores de los madrileños que trotan por el mundo, haciendo patria, pero aquí no se acostumbra a perdonar a los que salen de su pueblo a triunfar, y ya no vuelven, que no es sin embargo el caso de Penélope, si se fijan, porque ella salió de Alcobendas para conquistar Hollywood, y aquí regresa para lo de Medem, últimamente, o para lo de Allen, o bien a cenar en casa Lucio con su madre, Encarna, y más tropa. Antes de casarse con Javier Bardem, lo que le salían a Penélope eran muchos novios. Y ahora lo que le salen son diversas hermanas apócrifas, digamos, un ramo de chavalas jóvenes, reguapas e ilusionadas, todas de mucho cromo apabullante, que quieren hacer su misma carrera o carrerón. Penélope reúne mucha filmografía, ya, y también mucha bibliografía de portadas, pero también mucha escuela, acaso sin pretenderlo. Como Penélope ya va muy fija en hombre, no le asoman romances, sino una punta de discípulas que quieren funcionar en Hollywood, y lo mismo hasta lograr un consorte con Oscar, como la propia Penélope. Naturalmente que la carrera de Penélope ha sido un estímulo para las mocedades de su gremio, pero demasiado a menudo la miran de modelo de mucho trapo y marido de vitola, que es a lo que se dedican tantas que no buscan sólo una portada, sino no salir jamás de una portada. Perla ibérica la llamó Bigas Luna. Pues eso.

 

Compartir

ABC.es

El Arpón © DIARIO ABC, S.L. 2015

A ver de cerca el incendio, a convidarme a la tormenta, a poner bulería en la noticia diversa. A arriesgar, en fin, una opinión. Porque a veces “la vida no es noble, ni buena, ni sagrada”, según ya sospechó Lorca. A no... Más sobre «El Arpón»

Categorías
Etiquetas
Calendario
junio 2015
M T W T F S S
« May   Jul »
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
2930