Miss Thyssen

Publicado por el feb 28, 2015

Compartir

 

Se da, en Tita Thyssen, la biografía de la belleza, y también una belleza de la biografía, porque es baronesa que empezó de Miss España. Tita, como guapa, es una guapa titulada, una Miss que pasó a más, y hasta hizo su topless preceptivo, allá por el alegre momento del destape. He aquí, en síntesis, la biografía de su belleza. La otra, la biografía de las otras fotos, fotos no de póster, digamos, es la conquista del yo social o intelectual, con museo de fondo. Tita Thyssen, en cualquier caso, es un lujo y un gozo y un prestigio, si asoma en un cóctel, donde enseguida funciona como anfitriona, aunque no lo sea, y más todavía si no lo es. Enseguida te pide que la acompañes a echar un pitillo a la calle. No todos los días una baronesa te pide que huyas con ella, en medio de una fiesta, aunque sólo sea a fumar. Repercutió mucho en los papeles volanderos como Carmen Cervera,  una belleza apabullante del finales de los setenta, con el seno lírico y la melenita andrógina. Ya ha llovido, sí. Luego iría cumpliendo años, claro, pero sobre todo iría cumpliendo fiestas, o maridos, o museos, o todo junto. Tita, a veces, ha trepado a los titulares, a su pesar, por desavenencias con su hijo Borja, al que ha visto “mal aconsejado”. Cuando las relaciones con éste iban regular, tirando a peor, me lo repitió alguna vez, de modo confidencial: “Entre todos, tenemos que sacarle de esto”. Entendía yo que Carmen prefiere para su hijo una vida de restauradores, negocios y artistas, y no una vida de retratado de portada que viaja mucho a Ibiza. Bien sabe ella de los riesgos de una biografía sólo de espuma. Para su hijo quiere una familia, y no una familia de tatuajes. “Tú, Herrera, si tienes que hacerme alguna consulta, me llamas. Porque a veces escribes cosas donde veo que no me quieres demasiado”. De las dulces broncas de Tita sale uno tan amigo. Parece que te pega una bronca, pero te regala un consejo.Con el tiempo, a Tita y a Borja les hemos visto muy anudados de yate, o sea, que todo va mejor. Tita fue mujer de Tarzán, aquel Lex Barker, cuando ella era una monada. Enviudó, y luego se casó por un rato con Espartaco Santoni, que era un pirata ya casado, o sea, como si nada. Espartaco le salió bígamo y simpatiquísimo, como a tantas. Vino luego Hans Heinrich von Thyssen Bornemisza, y ahora Tita, antes Carmen, sólo mantiene matrimonio con el albedrío de baronesa, pero baronesa a su manera. Insiste en que no es la viuda más rica de España, aunque puede mirarse en un Picasso propio, y no en un espejo de saldo. A Carmen debemos algún museo de mucho bulto en España. Y también aquel hit “No a la tala”, que es lo que ella cantaba cuando se encadenó a una acacia madrileña del Paseo del Prado, en protesta por los proyectos de Gallardón, entonces alcalde. Es lo contrario a los famosos de botellón, esos zánganos de trimestre.

 

 

Compartir

ABC.es

El Arpón © DIARIO ABC, S.L. 2015

A ver de cerca el incendio, a convidarme a la tormenta, a poner bulería en la noticia diversa. A arriesgar, en fin, una opinión. Porque a veces “la vida no es noble, ni buena, ni sagrada”, según ya sospechó Lorca. A no... Más sobre «El Arpón»

Categorías
Etiquetas
Calendario
febrero 2015
L M X J V S D
« ene   mar »
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
232425262728