Orfeón de folclórica

Publicado por el Jan 26, 2015

Compartir

 

Isabel Pantoja ha logrado el virtuosismo de los famosos planetarios, que es estar sin estar. Ingresó en la trena, y no desapareció, sino todo lo contrario. Está por ahí, a diario, en las teles y en el papel, donde se apunta la vida y obra de la folclórica en la cárcel, que se ve que es temario de mucha amenidad. Hace cojines, va o no va a enfermería, sueña o no sueña un romance entre rejas, se inicia en la cerámica, aviva un coro entre las presas. De modo que los demás casi estamos parados. De todo este ajetreo, tan alegre de fabulación, lleva la culpa ese orfeón de íntimos o íntimas que la cantante tiene por los platós, sobre todo, un orfeón muy habitual en las folclóricas, que incluye plañideras. A mí el orfeón me entretiene lo justo, pero me entretiene, porque a la noticia le dan mucha invención, que ya es un alarde, y porque a Pantoja no la dejan penar en paz. Pantoja, así, no es sólo un rato de tele, sino un programa propio y abreviado que va dando tumbos por ahí, de cadena en cadena. Se pasea mucho la presa por todas las cadenas, sin moverse la mujer de Alcalá de Guadaira, que es un sitio muy visitado por el turismo curiosón de Google Maps. Está de gira, pero sin hacer gira, que es una cosa que desespera y cabrea mucho a las folclóricas de ahora y de siempre, aunque folclóricas ya no quedan, salvo la que nos ocupa, y quizá Mario Vaquerizo. Ultimamente se lleva mucho lo de hacer tertulia con el menú biográfico del día de los variados presos célebres, empezando o acabando por Pantoja, de lo que incluso se llegó a detallar el menú propiamente dicho de la cena de nochebuena o nochevieja, que constaba de langostinos y cordero, como el del peatonaje, en general. No hay que pecar de periodista, o cocinera, para arriesgar estas primicias. La Pantoja, tan ausente, no puede estar más presente. Yo en rigor no sé qué vida hace en la cárcel, pero fuera es que la mujer no para. He oido por ahí que saca tiempo incluso para darle al vicio solitario de la lectura. De modo que entró a la trena una alcaldesa consorte y lo mismo de ahí nos sale una poetisa de lunares.

Compartir

Anterior

Siguiente

ABC.es

El Arpón © DIARIO ABC, S.L. 2015

A ver de cerca el incendio, a convidarme a la tormenta, a poner bulería en la noticia diversa. A arriesgar, en fin, una opinión. Porque a veces “la vida no es noble, ni buena, ni sagrada”, según ya sospechó Lorca. A no... Más sobre «El Arpón»

Categorías
Etiquetas
Calendario
enero 2015
M T W T F S S
« Dec   Feb »
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031