Pareja para el 2015

Publicado por el dic 31, 2014

Compartir

Ya queda tontamente prudente definir lo de José María Michavila y Genoveva Casanova como “una relación que sigue su rumbo”, que es lo que escriben los poetas del almíbar de estas cosas. Tenemos pareja. A Genoveva una grada de la crónica de la coctelería de amores no la aprecia mucho, pero a mí me cae. A veces me pasa con alguna rubia, apócrifa o no. Vuelve Genoveva, pero nunca se ha ido. Un día de casi antaño le birló las portadas a Carmen Martínez Bordiu, Tita Thyssen e Isabel Pantoja, todas juntas, que se quedaron sólo en cromo de crucigrama. No es fácil, aunque tengas belleza pulcra de lámina y seas la joven separada del momento. Les recuerdo que entonces Genoveva triunfaba en las olimpiadas de las portadas, y su marido, Cayetano Martínez de Irujo, regresaba a su condición de jinete de la soltería, una condición de la que acaso nunca llegó a desertar del todo. A Genoveva lo que le pasó es que supo, por experiencia propia, que el amor sólo es eterno un rato. Un rato que le duró siete años, eso sí,  incluidos dos de matrimonio. Tampoco es mal balance. Mayormente cuando ahí tiene dos hijos alegres y prósperos, Luis y Amina, que sí son gozo para toda la vida, y que de algún modo la unen también para siempre a Cayetano, hoy reenamorado de una sirena de campeonato. Fue Groucho Marx quien nos lo advirtió para siempre:“la principal causa de divorcio es el matrimonio”. Genoveva tiene una edad emocionante aún, da en las fotos como una novia imposible de spot de cremas, y milita entre las tres o cuatro guapas que copan las portadas y las fiestas, zona noble. Nunca dudé que, al separarse, le sobrarían empleos que exploran o explotan sus virtudes varias, incluido un genio mejicano de látigo que dicen que a veces se gasta. De modo que se acabó un amor, pero no se acabó el amor, que sí quiere ser eterno, pero con distintos hombres, naturalmente. A Genoveva Casanova la perdimos para los titulares, como esposa de Cayetano, y luego novia breve de Gonzalo Vargas Llosa, pero la ganamos en la baraja de la aristocracia de las rubias solteras de portada. Hasta Michavila.

Compartir

ABC.es

El Arpón © DIARIO ABC, S.L. 2014

A ver de cerca el incendio, a convidarme a la tormenta, a poner bulería en la noticia diversa. A arriesgar, en fin, una opinión. Porque a veces “la vida no es noble, ni buena, ni sagrada”, según ya sospechó Lorca. A no... Más sobre «El Arpón»

Categorías
Etiquetas
Calendario
diciembre 2014
L M X J V S D
« nov   ene »
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031