Una Grace Kelly de piscina

Publicado por el dic 15, 2014

Compartir

El Príncipe Alberto de Mónaco y Charlene han tenido mellizos, lo que no deja de ser un exotismo más en esta pareja de mucho exotismo, así en general. Son niño y niña, los mellizos, y el niño, Jaime Honorato Rainiero, nació dos minutos después de la niña, Gabriela Teresa María, pero va primero en la línea sucesoria. Diríamos que el cuento de la sirena que encontró su príncipe ya cumple su final feliz, pero esto es sólo el principio. Hay heredero, tras Alberto II, y a Charlene de Mónaco le toca funcionar de Grace Kelly, pero a su manera, una Grace Kelly menor, con más gimnasio y menos hechizo, pero al fin y al cabo una princesa dorada, apacible y enigmática que retiró al cincuentón Alberto del tajo de la soltería. Esta historia de amor consta de titubeos iniciales, noviazgo de seis años, y hasta una espantá de vísperas que no llegó a existir, si atendemos las declaraciones oficiales al respecto. Luego vino el matrimonio, con boda show, y ahora la descendencia. La prensa alegre, en su momento, arriesgó que Charlene llegó a repensarse el “sí, quiero”, días antes del gran día definitivo. Quién sabe. Uno arriesgaría que acaso Charlene tuvo tentaciones de “novia a la fuga”, si es que esas tentaciones se dieron, bajo añoranzas de su propio pasado, porque ella era mujer de pensar desde un bañador de récord, y no desde fastuosos trapos de cócteles de palacio. Era el deporte su obsesión, y no el protocolo. Su afán era llegar primera a la meta de nadadora, y no quedar finísima en un picnic de marquesas. Entre la particular de buena lámina, y la consorte de don Alberto de Mónaco, acabó prefiriendo lo segundo. El entró a la boda cuando ya tenía dos hijos de su mucho trotar por ahí, una chavala casi veinteañera, hija de camarera estadounidense, y un crío de seis años, fruto de una relación con una “ex” azafata francesa. Se ve que al Príncipe le iba el trato con el pueblo. Pero llegó Charlene, la que ahora se queda, en relevo imposible de Grace Kelly, con futuro doble de mamá y pasado melancólico de piscina.

Compartir

ABC.es

El Arpón © DIARIO ABC, S.L. 2014

A ver de cerca el incendio, a convidarme a la tormenta, a poner bulería en la noticia diversa. A arriesgar, en fin, una opinión. Porque a veces “la vida no es noble, ni buena, ni sagrada”, según ya sospechó Lorca. A no... Más sobre «El Arpón»

Categorías
Etiquetas
Calendario
diciembre 2014
L M X J V S D
« nov   ene »
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031