La familia de los otros

Publicado por el nov 26, 2014

Compartir

Elías trabaja de torero de retrato, en la Puerta del Sol, un torero de figuración que saca media sonrisa, y medio capote, para las fotos con las turistas, que así se llevan a casa la estampa típicamente española. Elías es búlgaro, y lleva quince años en España, y cinco en Madrid, de traje de luces para el álbum de cromos del turisteo. Así le va sacando unos euros difíciles al día, y con él la tropa titular de amenidades de la Puerta del Sol, una parroquia diversa donde militan un pirata de mucho ropero, tres acróbatas de vivir quietos en el aire, un Charles Chaplin, varios Mickey Mouse, un tipo en traje de retal de periódico y la docena mal contada de loteras de caballete, que no están al disfraz, naturalmente, sino a la venta bulliciosa. Pero ambientan lo suyo, claro. Como los que cargan traje de cartonería de “Compro oro”. Hay también un particular que se acompaña de un oso semejante al oso del madroño célebre, pero un oso de trapo y a su manera. También logra clientela entre los viajeros, el tío, y es gracioso verle prestándose al encuadre de los que vienen y van, con el oso y todo, como si fueran, ambos, los reyes de la plaza, que a lo mejor hasta lo son. Me avalan que este, el zagal del oso, es el único español que se ha empleado entre los figurantes de la zona, donde están en el tajo de hacerse fotos de disfrazados dos o tres rumanos, un chileno, varios ecuatorianos y un argentino. Eso, entre los fijos, porque luego hay algún transitorio que pasa una temporadita por ahí, y se esfuma para siempre. Igual va del Che Guevara que de Superman. Son gente de ponerse para la foto, ya digo, y unas veces les dan unos céntimos, o un euro, y otras veces sólo les dan las gracias. Vienen a sacar unos diez euros diarios, de media, pero echando unas horas largas en la mañana, y otras horas en la tarde, porque si no cunde poco o nada. Elías parece que fuera a las Ventas, o que de las Ventas viniera, con su traje de azul y oro, que se lo han hecho en la sastrería de su barrio. Antes, venía a la Puerta del Sol con un traje de segunda mano, pero eso es “una falta de consideración ante la clientela”, me dice en un español muy bien toreado, con algo, incluso, de color cañí. La zona, en estos días, se pone alegre de turistas, con lo que nuestros figurantes tienen tajo. No han pasado por esos exámenes que el Ayuntamiento impuso a los músicos, porque, en rigor, nuestros protagonistas no hacen nada, salvo sonreir a la nikon, si se les requiere. Tienen algo de familia inocente y fantasmal de la zona, algo de frikis que nunca molestan, algo de parados que no paran, pero enredando en todos los idiomas. Algo de gentes amables que siempre salen bien en las fotos de familia de la vida de los otros.

 

Compartir

ABC.es

El Arpón © DIARIO ABC, S.L. 2014

A ver de cerca el incendio, a convidarme a la tormenta, a poner bulería en la noticia diversa. A arriesgar, en fin, una opinión. Porque a veces “la vida no es noble, ni buena, ni sagrada”, según ya sospechó Lorca. A no... Más sobre «El Arpón»

Categorías
Etiquetas
Calendario
noviembre 2014
L M X J V S D
« oct   dic »
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930