Piano para peatones

Publicado por el Oct 11, 2014

Compartir

En Madrid, En la Milla de Oro, en el barrio de Salamanca, han puesto varios pianos entre el peatonaje, durante un día, pero no pianos inútiles de suntual adorno, sino pianos puros, y de cola, incluso, que fueron sonando, a veces tocados por virtuosos, a veces tocados por melómanos de entusiasmo, que pasaban por allí. La iniciativa se llama “Madrid se llena de pianos”. Y repartieron siete en varias calles vecinas. Esto de poner un piano en la acera es un susto estupefaciente que gustaría mucho a Marcel Duchamp, y a otros estetas del surrealismo, tan afanados en plantar el objeto fuera de su contexto. Duchamp llevó un urinario a un museo, que se tornaba así poético, por inútil, y sorpresivo. Ahora, la Fundación Jesús Serra, en colaboración con el Concurso de Música María Canals, coloca un piano a la sombra de un semáforo, entre la calle Ortega y Gasset y Don Ramón de la Cruz, y otro enfrente del Museo Lázaro Galdiano, por ejemplo. Así hasta siete, espaciados por la zona. La imagen es siempre poética, pero además no recae en la inutilidad, porque al piano le iban dando marcha unos y otros, según ganas y oficios. El piano estuvo muy pluriempleado. Esto de sacar un instrumento fastuoso, como el piano, a la calle misma del día es una ocurrencia, o sinrazón, muy daliniana, sobre todo porque el piano es animal nocturno, y en campo abierto luce como una rareza extraordinaria, entre la pantera y el féretro. No sé yo si la vocación última de esta iniciativa, que es acercar la música, y el instrumento elitista, al transeúnte, pillará mucho o poco éxito, pero a mí no me desagrada la estampa de un piano de esplendor, con toda la música dentro, en medio de la ciudad rápida, atareada y alegremente inhumana. Hubo quien se dio el gozo de tocar una sonata mientras el personal le escuchaba un momento, antes de subir a un despacho de notaría. O mientras nadie le escuchaba, y los chinos hacían fotos. Tampoco se trataba de tener fino auditorio. Eso sí, se aparcaron en medio de la semana siete pianos como siete veleros enlutados, fantasmales y bellísimos.

Compartir

Anterior

ABC.es

El Arpón © DIARIO ABC, S.L. 2014

A ver de cerca el incendio, a convidarme a la tormenta, a poner bulería en la noticia diversa. A arriesgar, en fin, una opinión. Porque a veces “la vida no es noble, ni buena, ni sagrada”, según ya sospechó Lorca. A no... Más sobre «El Arpón»

Categorías
Etiquetas
Calendario
octubre 2014
M T W T F S S
« Sep   Nov »
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031