Maribel mola

Publicado por el oct 6, 2014

Compartir

Acaba de cumplir Maribel Verdú cuarenta y cuatro tacos, y hace un rato ya que cumplió las cien películas. Nuestra vida pasa inevitablemente por la vida cinematográfica de Maribel, que tiene nombre muy español y bellezas populares de peluquera lista y más bien de barrio. Maribel mola. Lleva siglos en la interpretación, y hubo temporadas en las que no fallaba en ninguna de las pelis nacionales, donde siempre sostenía fiebre emocional y morbo sexual, al margen de los mejores o peores papeles. Algunos actores se quejan de que siempre trabajan los mismos, pero esos mismos es que suelen salir buenos o muy buenos. En momentos en los que las actrices persiguen ser famosas antes que actrices, aquí está el caso, que es grato ejemplo, de Maribel Verdú, que va de forjarse el talento con disciplina, y al contrario. No hay otro modo, pero el personal cree que triunfar es ocupar la grada vip de la Pasarela Cibeles, que ahora se dice en inglés, o las primeras gradas de los torneos de Fernando Verdasco. Maribel Verdú consta de una joven y larga temporada gloriosa, donde hacía de todo, desde chacha a putuela, luego una temporada de tregua, donde perdió pluriempleo, pero no oficio, después una temporada latinoamericana, y al fin regreso al estrellato firme, desde una madurez con luces sobrantes de la muchacha abrileña que siempre ha sido. Al paso de todo, conoció a Pedro Larrañaga y ahí sigue, en una relación solvente donde acaso están muchas de las claves de tía seria que se lo ha ido haciendo sin ignorar nunca el difícil paño de vivir pendiente de que te llamen o no te llamen para la próxima película. Coppola la vio en “El laberinto del fauno”, y le echó el lazo para “Tetro”. Trabajar con Coppola es como llamar a Naomi Campbell para pasar la nochevieja y que te diga que sí, incluido el tanga rojo. Aquí venimos ponderando a Penélope Cruz, que se ha ennovió con Allen y Bardem a un tiempo, pero nos distraemos bastante o mucho de algunas otras jóvenes de la tesorería nacional, que hilan fino y van cumpliendo seria biografía profesional. De algunas jóvenes de cuarenta y pico. La Verdú nunca ha olvidado que es también Maribel, pero Maribel ya es la Verdú. Lo avala hasta un tal Coppola.

 

 

Compartir

Anterior

ABC.es

El Arpón © DIARIO ABC, S.L. 2014

A ver de cerca el incendio, a convidarme a la tormenta, a poner bulería en la noticia diversa. A arriesgar, en fin, una opinión. Porque a veces “la vida no es noble, ni buena, ni sagrada”, según ya sospechó Lorca. A no... Más sobre «El Arpón»

Categorías
Etiquetas
Calendario
octubre 2014
L M X J V S D
« sep   nov »
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031