La consorte spot

Publicado por el sep 22, 2014

Compartir

Mar, en algún momento, hizo máster de Isabel Preysler, pero salió, quizá, poco filipina. Aquello ya pasó. De modo que se nos ha ido quedando en una Preysler castiza y peatonal, digamos, y funciona siempre muy bien de chica gancho de cualquier show, o de ella misma, porque el famoso o famosa, cuando triunfa, es un spot en sí mismo. La otra noche, en Madrid, asomó esplendorosa, con marido incluido, Javier Merino, para darle un arreón promocional a una discoteca del negocio familiar. Mar no remata, como sucesora de la Preysler, pero es una archifamosa guadiana, y en esa rara administración de su fama tiene la noticia. Como sale poco, o lo justo, pues levanta interés de aparecida. A su propia discoteca no va nunca, salvo que convenga una publicidad donde no se sabe si la discoteca promociona a Mar, o bien Mar promociona una discoteca. En todo caso, siempre es, Mar, una foto segura, al día siguiente de la juerga. Y no es poco mérito, tratándose de una consorte plácida que no da un ruido. Ha llegado a este virtuosismo de birlibirloque de la propia fama después de una juventud de amores o amoríos desiguales y hasta cuernos a la luz de una farola. Mucha alegría, en fin, hasta que se casó con Javier Merino, y pasó así a una vida casi silenciosa, ya libre de chismes tóxicos y cháchara difamante, de esa que saca mucho porvenir del pasado. A Mar los hombres le acabaron saliendo entre mal y muy mal, hasta que ya no. Yo la frecuenté mucho cuando era estrella de la tele, y en algún momento me dio la primicia de que pasó una depresión severa, con vistas a varios abismos. De manera que en la monada del momento había desgarro íntimo, pero desgarro  en bruto y de grito hacia adentro, que es el que suele darse en guapas de barrio, como ella. Salió de aquello, trepando a la vida. Tiene el oficio de ir y venir de las portadas al matrimonio, y al contrario, pero anteayer se ha llevado el matrimonio a un guateque de flashes, para darle publicidad a un garito de oro que  publicidad necesita poca. Un día fue la musa principal del debate de las peluquerías. Ahora es una hermosa sin jaleo que va a la disco de spot conyugal.

 

Compartir

ABC.es

El Arpón © DIARIO ABC, S.L. 2014

A ver de cerca el incendio, a convidarme a la tormenta, a poner bulería en la noticia diversa. A arriesgar, en fin, una opinión. Porque a veces “la vida no es noble, ni buena, ni sagrada”, según ya sospechó Lorca. A no... Más sobre «El Arpón»

Categorías
Etiquetas
Calendario
septiembre 2014
L M X J V S D
« ago   oct »
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
2930