De oficio, Chabelita

Publicado por el Jul 7, 2014

Compartir

Me dicen que lo dijo en privado la mismísima Isabel Pantoja, a bordo de un día de cabreo de AVE: “Se cree la Paris Hilton”. La frase alegre probaba a encerrar a su hija, la chica Chabelita, a la que ya vamos viendo que no hay quien encierre. Voló, porque sí, de Cantora, la criatura, presentó la mayoría de edad como madre de portada, y se vino a Madrid a hacerse una gira por el lujo capitalino, puliendo deprisa una pasta milagrosa, por larga, en joyerías de alcurnia y otros sitios de artesanía para ricos. Chabelita asoma, en efecto, como una Paris Hilton, pero al revés, como un cruce de Paris Hilton y folclore. No voy yo ahora a poner en duda que a la chica Chabelita la adornan muchas virtudes, pero no parece lucir mucho entre éstas, quizá, el ahínco del ahorro, de momento, si nos vamos fijando en los escaparates últimos, o penúltimos, de su biografía. A Madrid llegó como musa de la Dieta de la Alcachofa, con caché de bulto, y cuadró fecha para rematar el viaje afilando la lámina en una clínica de cirugía estética, donde se compró unos pechos de sílfide de póster. No descarten ustedes que de aquí al ferragosto se le despierte la vocación del modelaje. Porque de momento, oficio, lo que se dice oficio concreto, no le conocemos a la chica Chabelita, salvo que es hija de su mamá ilustre, lo que no deja de resultar un aguinaldo sólido, mensual y vitalicio, a nada que te pongas. Lo que uno ve, modestamente, en la vida amena de la chica Chabelita, es que es una mamá que quiere ver mundo, más allá de Cantora, y que tiene un concepto exótico de la madurez. Porque ha sacado tiempo para la confesión de que la maternidad la ha hecho madurar. Y en lo de madurar está, según ya vamos viendo, aumentarse la talla de corpiño y pulirse unos euros de alegrón de chavala forrada como si el dinero entrara por la chimenea de Sanlúcar de Barrameda, donde vive con el novio. Paris Hilton viene poco o nada por aquí. Pero ni falta que nos hace. Ya tenemos a Chabelita, esa Paris suplente, y sin sastrería de gogó. De momento.

Compartir

ABC.es

El Arpón © DIARIO ABC, S.L. 2014

A ver de cerca el incendio, a convidarme a la tormenta, a poner bulería en la noticia diversa. A arriesgar, en fin, una opinión. Porque a veces “la vida no es noble, ni buena, ni sagrada”, según ya sospechó Lorca. A no... Más sobre «El Arpón»

Categorías
Etiquetas
Calendario
julio 2014
M T W T F S S
« Jun   Aug »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031