La elegancia de la enemistad

Publicado por el jun 15, 2014

Compartir

Naty Abascal y Carmen Lomana saben, o intuyen, aquello de que si no tienes enemigo estás acabado. De modo que no se tratan, desde hace años, como si una le hubiera levantado algún día el novio a la otra, o pudiera levantárselo mañana mismo, aunque ninguna gasta ya edad de amores sólidos. En este jaleo de la mutua indiferencia, o el desprecio, incluso, han ido pillando un plus de protagonismo, con lo que no sólo compiten en abrigazo de precio sino en esquivar el saludo. Ellas dicen que no tienen rivalidad, porque qué van a decir. En una fiesta no lejana, en Madrid, llegaron a coincidir, y Naty tiró de miopía propiamente dicha, y miopía de la otra, para ignorar a Carmen, que pasaba por allí, bajo la orgía del foco. Carmen, por su parte, se hizo la sueca, aunque es de León. Las reunió entonces sin reunirlas Cari Lapique. La leyenda canallita arriesga que Carmen adornó a Naty, hace un tiempo, como “travesti de geriátrico”, pero esto no lo tengo yo del todo contrastado. Sí aprecio que Carmen irrumpió en el panorama mirándose en el espejo de Naty, una elegante distinta, una rara de oficio que se tituló musa de Oscar de la Renta, o de Richard Avedon, el fotógrafo principal de la moda de los 60 y 70. Carmen Lomana empezó a tener foto, en los cócteles reñidos del mejor Madrid, cuando Naty Abascal ya paraba poco por Madrid, y celebraba los cumpleaños en París. Tener, de rival, a Naty Abascal, es como ennoviar con un noble de portada: te coronan “celebrity” en dos tardes de flashazo. Yo creo que Carmen ha elegido bien. Quiero decir que Carmen sin Naty no sería la Lomana, aunque seguro que ella sostiene lo contrario, mientras pronuncia “cash”, o “bisuta”, en su jerga de rubísima que se estuviera tragando un diamante. Naty, de joven, trabajó con Woody Allen, y luego ha sido gogó de mucho armario en las fiestas de Valentino. Carmen alterna con el marido de Alaska y anima algún guateque televisivo de Jorge Javier, como una rica que pasara un momento a ver a la familia descarriada, empezando o acabando por su propio hermano, Rafa, el de Supervivientes.

Compartir

ABC.es

El Arpón © DIARIO ABC, S.L. 2014

A ver de cerca el incendio, a convidarme a la tormenta, a poner bulería en la noticia diversa. A arriesgar, en fin, una opinión. Porque a veces “la vida no es noble, ni buena, ni sagrada”, según ya sospechó Lorca. A no... Más sobre «El Arpón»

Categorías
Etiquetas
Calendario
junio 2014
L M X J V S D
« may   jul »
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
30