Los desengaños

Publicado por el Apr 30, 2014

Compartir

Tengo muy larga devoción por la poesía de Antonio Lucas, que ahora se remacha de oro en el libro “Los desengaños”, reciente premio Loewe. Lucas ha venido arriesgando un verso de crines irracionalistas, por orientarnos rápido, pero sin descuidar nunca el gobierno de una luz de fondo que pone pensamiento a la galopada, y lucidez a las fiebres. No está en él esa moda de las megafonías de la nada de algunos extraviados, ni tampoco milita en la lírica del cantar escueto, que es la que usan, por lo general, aquellos que tienen poco o nada que cantar. Quiero decir que Lucas sabe muy bien aquello de que “los verdaderos poemas son incendios”, según el diagnóstico de Huidobro, pero siempre que el incendio le pille al autor dentro. Lo que propone es la revelación, que no llega sino bajo previa inmolación, naturalmente. Es de los que no ha venido a frecuentarle al hombre las grutas íntimas desde lejos, de los que entiende que hay honduras incógnitas en la labor del lápiz largo, porque la metáfora no sólo dice mejor la cosa, sino que además dice en la cosa más cosas. En este libro entero y logrado, “Los desengaños”, alcanza hoy lo suyo una equidad de llama y llaga, un equilibro de dolencia y escultura, un pacto de huracán y herida, porque a la maravilla de la música desuncida se le agregan los descalabros del vivir, que la espesan y acompasan. Estamos ante una poesía que se baña en el desacato alegre del idioma, pero que asimismo se ahínca en la desobediencia de la cavilación, porque “la vida no es noble ni buena ni sagrada”, siguiendo aquel credo de Lorca, que a Lucas le gusta, y a mí también. Dice la belleza con arañazo, y se adentra en la verdad con mágicas lámparas. Quien sabe del dolor, lo sabe todo, exaltó alguien, y eso es cierto, y aquí se cumple. Hablamos de la intimidad con dinamita, del mundo que nos inaugura a diario la decepción, o el asco. Creo que ha logrado Lucas el mejor de sus poemarios, siendo todos entre buenos y muy buenos, porque brillan aquí en feliz alianza el plenilunio de la imagen y el cuchillo en pie de lo pensado, todo con su mitad de delicia, y su mitad de susto, con su mitad de primavera y su mitad de espanto. El resultado es torrencial pero exacto, a contracorrientes. Dolido, misterioso, memorable.

Compartir

ABC.es

El Arpón © DIARIO ABC, S.L. 2014

A ver de cerca el incendio, a convidarme a la tormenta, a poner bulería en la noticia diversa. A arriesgar, en fin, una opinión. Porque a veces “la vida no es noble, ni buena, ni sagrada”, según ya sospechó Lorca. A no... Más sobre «El Arpón»

Categorías
Etiquetas
Calendario
abril 2014
M T W T F S S
« Mar   May »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
282930