Machos a la francesa

Publicado por el ene 25, 2014

Compartir

François Hollande tiene, al rápido reojo, un trasluz de recepcionista de hotel de comedia, pero nos ha salido un fiera de alegre hoja de servicios, en lo sentimental o erótico, empezando o acabando por Julie Gayet, que resplandece con un morbo de juventud de ojeras. Un exitazo, este Hollande, que ya tenía a una primera dama de mucha lámina, Valérie Trierweiler, que se quedó en desvelo, tras conocer mejor el disgusto. Y fue a curarse los males de amor a un hospital, como hacen los pudientes de cierta izquierda achampañada. Errores podremos señalarle muchos al inquieto Hollande, pero no el de cambiar de estilo, porque hay entre Julie y Valérie un dulce demonio de semejanzas,  que pudieran llegar hasta Ségolène Royal, que supo en su día del amor de Hollande, pero también de la quemadura de los cuernos. El París del poder suele llegar a varias alcobas, e incluso llega, de pronto, a unas deshoras de comisaría, como pasó con Dominique Strauss Kahn, el golfante del FMI, un sátiro de asalto cuyo empleo depredatorio, sin calzones, logró un trueno de escándalo planetario, pero también un largo silencio incomprensible. Strauss Kahn nos salió un poco o un mucho cofrade del Marqués de Sade, pero en hotel cinco estrellas, y pagando. Antes, los inquilinos del Elíseo dejaron fama sucesiva de promiscuos matadores, desde Jacques Chirac, que gustaba de periodistas, a Mitterrand o Giscard d’Estaing, amigo del amor de actrices. A Hollande lo ha rebautizado Carlos Herrera como “Follande”, en una gracia de brinco ortográfico que resuelve lo mismo que acometía a propósito Juan Manuel de Prada: “En Francia, el adulterio es un género literario”. Lo que pasa es que últimamente el género iba de párrafo caído, porque se contaba poco o nada. Hollande ha salido trasnochador, trotón y con casco. Y con secreta chati emocionante de las que ahorran en sostén de humo y hacen películas con prestigio de palidez. La monada ha huido, de momento, y el presidente ha resultado un calvo que se suelta mucho la melena.

Compartir

ABC.es

El Arpón © DIARIO ABC, S.L. 2014

A ver de cerca el incendio, a convidarme a la tormenta, a poner bulería en la noticia diversa. A arriesgar, en fin, una opinión. Porque a veces “la vida no es noble, ni buena, ni sagrada”, según ya sospechó Lorca. A no... Más sobre «El Arpón»

Categorías
Etiquetas
Calendario
enero 2014
L M X J V S D
« dic   feb »
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031