El cumpleaños de la giganta

Publicado por el Jan 18, 2014

Compartir

Lo que pasa con un mujerón de negra raza, como Michelle, es que enseguida va vestida de todos los colores, vaya como vaya. Quiero decir que si pilla un despiste, tiene una víspera de carnaval, por escribirlo sin demasiada mala leche. No extraña que, con el tiempo, se haya decantado siempre por modelazos de un solo tono, o dos, como mucho, apuntándose a aquello de “ser brillantemente monocorde”. Está cumpliendo medio siglo, y acaso celebra que se ve joven de biografía eterna. Dicho de otro modo: es la primera afroamericana que triunfa de consorte en la Casa Blanca, y si se pone un traje de Thom Browne, por ejemplo, como en el día inaugural del segundo periodo presidencial, no llevan luego el trapo al tinte sino a un museo. De manera que Michelle mola. Lo avalan las encuestas de allí, y se aprecia por los enterados de aquí, que no le quitan ojo, como ella misma a la ministra valquiria que quería retrato con su marido Barak, durante los velorios de Mandela. Michelle resulta mujer de cuerpo difícil, digamos, y evita con criterio los modelazos ceñidos, que le quedarían directamente salvajes. Para eso ya está Beyoncé, que por cierto lo mismo le acude al guateque celebratorio de su cumpleaños, esta noche. Tiene Michelle hechuras de giganta, que apasionarían, quizá, a algún poeta maldito del Sena, y eso va reñido con las leyes de la elegancia, que gasta el alma de esqueleto, según dictara Coco Chanel, hasta nueva orden. Pero eso no impide que a menudo resulte distinguida, con valores a contracorriente, que van desde la estatura de susto a los hombros de atleta al aire. La distinción es en ella la personalidad. Sobre todo la personalidad, por encima o por debajo de la elección de sastrerías más o menos acertadas. A nada que se descuide, una bigarda como ella peca rápido de lámina tropical, permítanme la alegría verbal. Ahora, si acierta, es una portada eterna, véase algún Vogue. En cualquier caso, va única. Que es en el fondo lo que importa. Luego, que vengan los que saben y le hagan un traje a propósito del traje equivocado que hoy se puso.

Compartir

Anterior

ABC.es

El Arpón © DIARIO ABC, S.L. 2014

A ver de cerca el incendio, a convidarme a la tormenta, a poner bulería en la noticia diversa. A arriesgar, en fin, una opinión. Porque a veces “la vida no es noble, ni buena, ni sagrada”, según ya sospechó Lorca. A no... Más sobre «El Arpón»

Categorías
Etiquetas
Calendario
enero 2014
M T W T F S S
« Dec   Feb »
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031