El corazón en la garganta

Publicado por el Dec 27, 2013

Compartir

Resulta que Serrat ha cumplido 70 tacos, y ahí tenemos excusa para darle homenaje, aunque para celebrar a un tipo como él no hacen falta excusas, la verdad. Ha ensanchado las calles con el verso cantado. Le ha ganado el pulso a la canallada del cáncer, bajo un silencio que es ejemplo, y es distinción. Serrat se mueve entre el silencio para lo privado y el clamor de un cancionero donde “le tiembla el corazón en la garganta”, citando a otro pájaro de los más altos y mejores firmamentos, Joaquín Sabina. Un tío que casi palmó, y no se le nota, es mucho tío. Serrat es un cabal de ir en mangas de camisa por la vida. Pero su sastrería íntima, y la del artista, que a menudo viene a ser lo mismo, es un paño de oro. Alguna vez arriesgó que no hay nada mejor para un catalán que triunfar en Madrid. He estado en sus conciertos y les sacude el alma a los de su generación, a los del botellón, y a los que vengan. Un tipo que ha inventado “Mediterráneo” es un clásico, sí, pero un clásico joven, porque “Mediterráneo” lo pones de arranque o cierre de un concierto de los Rollings y se monta la apoteosis. No tiene escuela, porque imitarle es naufragar, pero a la canción con buena letra llegan todos de su mano, más o menos, desde Ismael Serrano a Jorge Drexler. Ramoncín, cuando era punky, siempre ponía al Nano de puta madre. Las generaciones recientes le dicen amén. Es un maestro de lo suyo, pero sin escuela, porque su escuela empieza y acaba en él mismo. Estamos ante un elegante de espíritu, por decirlo un poco cursi, y su indumentaria es la música, que trae un largo fondo de armario que nunca pasa de moda. Aquí mismo, en esta web, se reúnen sus éxitos, desde “Aquellas pequeñas cosas” a “Penélope”, y otros, que pusieron melodía de alivio a muchos abismos de nuestras vidas. Nos acompañó con su mensaje en las libertades de la juventud, y en la juventud de la libertad. Comenzó cantando porque así se les podía tocar mejor el culo a las muchachas más o menos líricas. Hoy es un forajido de la emoción que llena teatros con grada de todas las generaciones. Les salta las lágrimas a las castizas de Lavapies. Yo lo he visto. Suscribo fieramente aquello de Sabina: “Yo de joven quisiera ser como él”.

Compartir

ABC.es

El Arpón © DIARIO ABC, S.L. 2013

A ver de cerca el incendio, a convidarme a la tormenta, a poner bulería en la noticia diversa. A arriesgar, en fin, una opinión. Porque a veces “la vida no es noble, ni buena, ni sagrada”, según ya sospechó Lorca. A no... Más sobre «El Arpón»

Categorías
Etiquetas
Calendario
diciembre 2013
M T W T F S S
« Nov   Jan »
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031