Castiza y españolísima

Publicado por el dic 15, 2013

Compartir

Por encima, o por debajo, de los tópicos sostenidos, y verdaderos, que la adornan de castiza, y españolísima, me gusta traer aquí que la Infanta Elena logró la distinción. Abreviando, elegancias hay dos:una  una elegancia natural, o interior, y otra elegancia de sastrería, que da el pego, quizá, pero no engaña. Quiero decir que la Infanta Elena ha logrado vestir la ropa, y no al revés, con lo que resulta una elegante desde adentro, porque “la distinción es el esqueleto”, según máxima de Coco Chanel. El esqueleto, y también los años, añadiríamos, porque la juventud no es la elegancia, sino todo lo contrario. “Medio siglo me contempla”, escribía el poeta, y esto nos vale ahora para la primogénita del Rey, cuyo álbum biográfico no cabe en un par de páginas, naturalmente, pero sí, porque en la Infanta de ayer, y de hoy, importa siempre un ademán popular, un beso espontáneo, un contento de domingo anímico, y con sombrero, que se va a llorar sentidamente a las gradas de las olimpiadas de Barcelona, por ejemplo. Más nos cuadra verla en la tarde de los toros que en la noche de la ópera, y antes en una verbena que en un simposio.  Se advierte que, en el protocolo, estuviera deseando que aquello no dure demasiado, para echar a la concurrencia un chiste, o reir el que acaso suelte su padre. Quiero decir que es altamente borbónica, si se ríe, y también si no. De su divorcio, salió con mejor repertorio de peinados, y, con el tiempo, ha ido afinando o refinando su lámina única, hasta llegar a una delgadez, que le viene de dentro, y una chaqueta barroca que le viene de Givenchy, o Dior, dos de sus firmas favoritas. No vengo hablando de vestir, sino de estar. La elegancia no es la corrección, sino vulnerar la corrección, pero para bien, haciendo de la corrección otra cosa, pegando un susto de pamelón de plumas en una boda, pegando un dulce susto de medias de rejilla en un concierto de todos los cánones. Cuando se ríe, la simpatía le sale como travesura, pero cuando está seria tiene toda una cabeza, en el sentido en que los románticos celebraban tener una mitológica cabeza de retrato, o sea, un perfil de moneda de museo. Lo suyo no se alcanza con un batallón de asesores de imagen, ni tampoco con irse de compras a París, puntualmente, sino liberando la vocación interior de distinción, y hasta de perfección, que “siempre es sucesiva”, como arriesgara un vidente de los versos. Ya digo que la elegancia no es la juventud, sino todo lo contrario. Para algo han de servir los años. La Infanta cumple cincuenta. Podemos olvidarnos, con su figura, de las fastuosas princesas extranjeras de hoy y de siempre. Lo digan las encuestas o no lo digan. Que muy a menudo sí lo dicen.

Compartir

ABC.es

El Arpón © DIARIO ABC, S.L. 2013

A ver de cerca el incendio, a convidarme a la tormenta, a poner bulería en la noticia diversa. A arriesgar, en fin, una opinión. Porque a veces “la vida no es noble, ni buena, ni sagrada”, según ya sospechó Lorca. A no... Más sobre «El Arpón»

Categorías
Etiquetas
Calendario
diciembre 2013
L M X J V S D
« nov   ene »
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031