¿Pero es una guerra o no es una guerra?

Publicado por el sep 30, 2009

Compartir

El debate sobre Afganistán es, a estas alturas, simplemente esperpéntico. Y lo digo esta vez por lo que leí en la Tercera del Teniente General Pedro Pitarch este lunes. Me refiero al párrafo en el que el Teniente General afirmaba que se resistía a la tentación, “al menos por ahora, de participar en la polémica de si se trata o no de una guerra”.

 

El asombroso párrafo me lleva a ratificar lo que ya sabíamos, que hay una impresionante presión política del Gobierno sobre los militares para no admitir la palabra maldita. Y que los militares, constreñidos por una normativa que les obliga a una total subordinación a las órdenes políticas, obedecen sin rechistar, tal como se espera de ellos.

 

Claro que una cosa es obedecer y otra tener que escribir cosas absurdas como la citada. Absurdo que el propio Teniente General Pitarch reconoce en la práctica cuando, en el mismo párrafo, admite que hay un grave conflicto bélico asimétrico en Afganistán. ¿Conflicto bélico, simétrico o asimétrico, y guerra no son lo mismo? O eso creíamos todos los españoles hasta ahora, supongo que empezando por los militares. ¿O es que ambos conceptos se diferencian en las academias militares? ¿Cómo llaman en dichas academias a un conflicto en el que, en lo que va de año, ya han muerto más de 1000 civiles afganos (según la ONU y hasta julio de este año) y más de 300 soldados de las tropas de Estados Unidos y de la OTAN?

 

Esto me recuerda a todos esos años en los que aún se debatía en España sobre el concepto de terrorismo y algunos lo llamaban conflicto y otros, terrorismo. Y la cosa no era en absoluto inocente, y, por supuesto, no se trataba de un debate académico. El fondo del debate era puramente político. Salvando las distancias, lo mismo ocurre ahora con este ridículo debate sobre el “conflicto” o la “guerra” de Afganistán. Si el Gobierno admite la palabra “guerra”, reconoce que envía a nuestros soldados a una guerra, que España está en guerra y que el Gobierno usa la fuerza militar para combatir el terrorismo, hechos todos ellos que Zapatero criticó y rechazó durísimamente del Gobierno de Aznar.

 

 Resultado: se prohíbe la palabra guerra porque lo que no se nombra, ya se sabe, no existe.

 

Postdata: Tras escribir este post, leí ayer por la tarde un artículo de Stefan Theil en el último número de la revista Newsweek que merece la pena resaltar. Y es que que Theil nos cuenta que en Alemania tienen el mismo debate absurdo que aquí con los políticos alemanes haciendo todo tipo de contorsiones verbales para evitar la palabra guerra. Entre otros muchos ejemplos, Theil nos relata el siguiente sobre el absurdo alemán: el Parlamento alemán autorizó el envío de seis aviones Tornado de la Lufwaffe a Afganistán, pero bajo la condición de participar sólo en vuelos de reconocimiento y sólo si un oficial alemán aseguraba que esos vuelos no eran utilizados por los aliados para calcular el lanzamiento de bombas. Resultado, relata Theil, cuando los alemanes sufrieron un grave ataque de los talibán en Kunduz, tuvieron que llamar a los aviones americanos, a pesar de que la Luftwaffe tenía su base muy cerca.

Compartir

ABC.es

El blog de Edurne Uriarte © DIARIO ABC, S.L. 2009

Bienvenido a un lugar de encuentro, debate y comunicación. Desde el respeto a las opiniones de los demas, pero también desde el compromiso y la pasión... Más sobre «El blog de Edurne Uriarte»

La entrada más popular

La secesión está en marcha

165... Lee la entrada completa

Etiquetas
Facebook
Calendario de entradas
mayo 2017
L M X J V S D
« abr    
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031  
Twitter