El loro y el innombrable elefante

Publicado por el jul 10, 2012

Compartir

elefante.jpg

El loro y su chocolate son importantes, por supuesto. Sean las embajadas autonómicas, las televisiones o los coches oficiales, el loro tiene un profundo valor simbólico para que el Gobierno pueda abordar con plena legitimidad y comprensión ciudadana el resto de los recortes. Pero el loro se traga sólo una pequeña parte del gasto. Lo sustancial corresponde al elefante, ese innombrable elefante, y vuelvo a ese progresista tan agudo llamado Lakoff, que todo el mundo evita abordar. La oposición, por supuesto, pero incluso muchos de quienes urgen al Gobierno a tomar con más decisión las medidas de ajuste necesarias para controlar el déficit. El loro come poco, pero el elefante se come casi todo el gasto autonómico, nada más y nada menos que el 70%, que es el que se dedica a educación y sanidad.

He ahí las dos palabras tabú, el elefante innombrable. Llevamos varias semanas dando vueltas a la urgencia de los ajustes autonómicos, pero repetimos mucho lo de las embajadas y lo de las televisiones y preferimos omitir el verdadero meollo de la cuestión. El gasto que se dedica a educación y a sanidad. Ese 70% del gasto autonómico que, o bien se toca, o bien resulta imposible recortar el déficit. Y ahí no hay un problema de duplicidad de organismos sino de impopularidad para todo aquel que ose abordar la cuestión. Porque se trata del corazón del Estado del Bienestar.

Y así como el progresista  Lakoff (“No pienses en un elefante”) daba consejos a los progresistas norteamericanos para romper el marco conceptual de los dominantes conservadores, en España el problema es justamente el contrario. Aquí es el marco conceptual progresista el dominante, de tal manera que ni la propia derecha es capaz de discutir los mensajes centrales de tal marco. En ese contexto puede Rubalcaba proclamar una enorme insensatez, “la sanidad y la educación son de las pocas cosas sagradas e intocables”, que nadie le replicará. De la misma manera pasó desapercibido aquel ridículo plan de ajuste que presentó en las elecciones, aquel en el que solucionaba el problema del déficit con una subida de impuestos al tabaco y el alcohol, y no todo él, que la cerveza es muy popular y quita votos.

Pero no es Rubalcaba, no es el PSOE, el principal obstáculo para los ajustes en este momento, dado el tremendo rechazo ciudadano que los socialistas generan. El problema está más bien en ese marco conceptual progresista que han asumido muchos de los propios conservadores. Lograr los objetivos del déficit dando vueltas al loro y evitando el elefante es una pérdida de tiempo, muy conveniente para la popularidad, pero nefasta para la supervivencia del Estado.

Compartir

ABC.es

El blog de Edurne Uriarte © DIARIO ABC, S.L. 2012

Bienvenido a un lugar de encuentro, debate y comunicación. Desde el respeto a las opiniones de los demas, pero también desde el compromiso y la pasión... Más sobre «El blog de Edurne Uriarte»

La entrada más popular

La secesión está en marcha

165... Lee la entrada completa

Etiquetas
Facebook
Calendario de entradas
enero 2017
L M X J V S D
« dic    
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031  
Twitter