Prefiero un buen gestor

Publicado por el abr 13, 2015

Compartir

Los datos sobre la economía siguen mejorando y las cifras superan día a día las previsiones de los más optimistas. España es así: cuando se hunde, se hunde más rápido y más profundo que nadie, cuando sale del hoyo, también lo hace a mayor ritmo que los mejores. A finales de este mes el Ministerio de Economía tiene que enviar a Bruselas sus nuevas previsiones económicas. Pero no incluirá en ellas lo que realmente espera. Se quedará corto para luego poder presumir de las cifras reales.

Y es que aunque Rajoy habla en público de crear entre 500.000 y 600.000 empleos, en el Ministerio de Economía se apunta que la cifra se podría elevar hasta los 800.000 si finalmente las cifras de la EPA arrojan ya creación de empleo en el primer trimestre. Del mismo modo, aunque a Bruselas se envíe una previsión de crecimiento del entorno del 2,8%, que es la estimación oficial del Banco de España, el equipo económico del Ejecutivo baraja avances del 3% o incluso superiores. En el Gobierno apuntan que la realidad está superando con creces sus mejores previsiones económicas. Pero lo cierto es que cualquier analista hubiera firmado estos datos para nuestro país no ya en 2012, cuando España estaba al borde de la quiebra, sino hace sólo unos meses.

Lejos quedan aquellos meses, al comienzo de la legislatura, cuando el ministro de Economía tenía que llamar personalmente a los presidentes de los bancos españoles para que compraran deuda y evitar que las subastas quedaran desiertas y que la quiebra del país fuera una realidad. Ahora los inversores incluso pagan por comprar la deuda española.

Es cierto que este cambio en el escenario económico no es sólo mérito del gobierno. La caída del euro favorece nuestras exportaciones y la compra de deuda por parte del BCE ayuda a abaratar el coste de intereses que paga España. Pero es indudable que la política económica también cuenta.

«No todo es economía», insisten en proclamar los analistas políticos. Y de hecho, muchos critican a Rajoy por haberse centrado en sacar a España del agujero en el que estaba metida y haberse olvidado de hacer política. Y quizás lleven razón. El Gobierno y el PP deberían haber explicado mucho mejor los sacrificios exigidos a todos y deberían explicar las consecuencias que están teniendo. Me encantaría tener buenos gestores que además fueran excelentes políticos, pero si tuviera que elegir, prefiero a buenos gestores que me garanticen un país en el que mis hijos puedan encontrar un empleo, en el que yo tengo derecho a la pensión digna para la que he estado trabajando y ahorrando, que a políticos populistas, con una estupenda imagen y un discurso grandilocuente que lleven a mi país a la ruina. Ojalá no tengamos que elegir entre una cosa y otra; ojalá aparezca en el escenario un animal político que se deje aconsejar y acompañar por buenos gestores; pero, insisto ante la disyuntiva, prefiero un buen gestor.

 

 

Compartir

ABC.es

Cuentas conmigo © DIARIO ABC, S.L. 2015

La crisis ha convertido a la economía en una gran estrella mediática. Términos hasta hace poco desconocidos para una amplia mayoría de ciudadanos como IPC, PIB, CDS, primas de riesgo, se repiten a diario en los Más sobre «Cuentas conmigo»

Etiquetas
Calendario de entradas
marzo 2017
L M X J V S D
« sep    
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031