La igualdad no es cosa de un día

Publicado por el Mar 7, 2018

Compartir

Soy mujer, soy madre de tres hijos y llevo casi 30 años trabajando fuera de casa, y creo en la igualdad del hombre y la mujer. Pero por muy políticamente incorrecto que sea hoy decir esto, no creo que la igualdad sea cosa de un día, de dejar de trabajar unas horas o una jornada completa, o de hacer una manifestación. Creo que la igualdad del hombre y la mujer es una conquista diaria que se consigue poniendo los cimientos en la familia, en el colegio y en el propio lugar de trabajo. Y está bien exigir que los gobiernos legislen a favor de esa igualdad, y está bien pedir que las empresas apliquen los mismos criterios de selección a ambos sexos. Pero nosotros también tenemos mucho qué hacer, quizás más que los políticos o los empresarios. El germen del machismo y la desigualdad está en las familias. Si somos capaces de enseñar a nuestros hijos que las tareas de la casa no son cosa de mujeres o de hombres, sino de todos, que la formación no es cosa de unos u otras, sino de todos (creo que esto está casi conseguido); si somos capaces de compartir con nuestras parejas esas tareas, también y sobre todo, el cuidado de nuestros hijos, habremos dado un paso de gigante en ese avance hacia la igualdad. Porque los niños de hoy, son las parejas, los profesores, los gobernantes, los empresarios… de mañana.

Y, sinceramente, creo que hemos avanzado muchísimo. Nunca olvidaré la cantidad de veces que mi madre, que ya nos ha dejado, nos decía a mi hermana y a mí: “Id a a la universidad, estudiad, que a mí mi padre no me dejó porque decía que no era cosa de mujeres”. Y fuimos. Y conseguimos trabajar en las profesiones para las que nos habíamos formado. Y quizás soy una afortunada, pero nunca en mi vida profesional me he sentido discriminada por el hecho de ser mujer. Pisé por primera vez la redacción de ABC, todavía situada en la Calle Serrano de Madrid, en el año 1988 y ya entonces, si entrábamos 30 becarios cada año 15 éramos hombres, 15 mujeres. Y no se quedaban los hombres, se quedaban los mejores. Y conseguí mi primer contrato antes que algunos de los compañeros con los que entré, simplemente porque tuve ofertas de otros sitios. Y en algunos momentos gané más que otros compañeros. Era el mercado. Y no escuché a nadie decir que era discriminatorio para los hombres. Si hubiera sido al revés quizás sí lo hubieran dicho. Y ahora soy subdirectora. Y espero y confío que no sea por el hecho de ser mujer.

No creo en las cuotas. Creo sinceramente que lo importante es que en los cargos directivos estén los más capacitados para ello, independientemente de que sean hombres o mujeres. Y las empresas buscan ser competitivas, de modo que no creo que les interese desperdiciar el talento independientemente de su género. ¿Qué hasta ahora hay pocas mujeres en los cargos directivos? Sí. ¿Qué probablemente una de las causas, aunque no la única, sea que las mujeres nos hemos incorporado más tarde al mundo laboral? También. ¿Qué la maternidad agranda la brecha salarial y la brecha de ocupación entre hombres y mujeres? Sí. ¿Que se está reduciendo? También. Porque cada vez somos más los hombres y las mujeres que compartimos el cuidado de nuestros hijos. Y en todo caso, que un padre o una madre decidan aparcar por unos años su ascenso profesional para cuidar a sus hijos, es una elección personal que debemos respetar.

¿Hay que seguir avanzando? Sí. Pero no me basta con un día.

 

Compartir

Siguiente

ABC.es

Cuentas conmigo © DIARIO ABC, S.L. 2018

La crisis ha convertido a la economía en una gran estrella mediática. Términos hasta hace poco desconocidos para una amplia mayoría de ciudadanos como IPC, PIB, CDS, primas de riesgo, se repiten a diario en los Más sobre «Cuentas conmigo»

Etiquetas
Calendario de entradas
mayo 2018
M T W T F S S
« Mar    
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031