El ¿pensionazo? que se avecina

Publicado por el Oct 7, 2010

Compartir

La reforma del sistema de pensiones ha saltado de nuevo a la palestra. Y esta vez parece que va en serio. Si los partidos políticos no se ponen de acuerdo en el seno del Pacto de Toledo, el Gobierno ha dicho que actuará y hará bien, porque esa es su obligación. Pero ¿cómo nos afectarán las medidas que están sobre la mesa?La más polémica, pero que probablemente requiere menos explicaciones, es la de retrasar la edad legal de jubilación de los 65 a los 67 años. ¿Esto supondría que al día siguiente de la entrada en vigor de la medida alguien que estuviera a punto de cumplir 65 años ya no podría jubilarse y tendría que esperar dos años? No. Las fórmulas que se han barajado consisten en ir retrasando cada año en varios meses esta edad legal, de modo que no se llegaría a la jubilación obligatoria a los 67 hasta 2025 (según la propuesta inicial del Gobierno).

¿Y nadie se podría jubilar antes? Sí, pero con penalizaciones, y siempre y cuando se hayan cotizado un número mínimo de años que estaría por establecer. En el fondo sería igual que ahora aunque aplazando todo dos años, ya que aunque la edad legal de jubilación son los 65 años, la edad media se sitúa ligeramente por encima de los 63. Si la edad legal se retrasa a los 67, probablemente la real quedaría en los 65.

De las medidas que hay encima de la mesa esta es la que más ahorro proporcionaría al sistema. Según los cálculos del Ministerio de Economía, por cada año que se retrase la edad legal de jubilación se ahorraría un punto del PIB (10.000 millones de euros) en el gasto en pensiones. Y es que los trabajadores estarían cotizando más tiempo, proporcionando, por tanto, ingresos al sistema; pero además cobrarían la prestación menos tiempo, con lo cual también sería un ahorro.

Esta fórmula ha sido rechazada tajantemente por los sindicatos y por los partidos de la oposición, incluyendo el PP, que apuesta por incentivar el retraso en la edad de jubilación, pero no de forma obligatoria. Y el PSOE en aras del consenso, estaría dispuesto a retirar la medida, pero introduciendo a cambio fórmulas que tuvieran un efecto similar.

¿Y qué medidas podrían retrasar la edad real de jubilación sin necesidad de mencionar los 67 años? Una posibilidad sería elevar el número de años necesarios para tener derecho al 100% de la base reguladora, y que ahora está situado en 35. Si se obliga a cotizar 38 años, por ejemplo, o 40, como se pide en el manifiesto de los 100 economistas, ya estaríamos de facto obligando a retrasar la edad de jubilación en muchos casos. La ventaja que tendría una medida de este tipo es que quienes han empezado a trabajar jóvenes, no es necesario que se jubilen más tarde. De hecho hay quien aboga por eliminar una edad legal de jubilación y fijar como único requisito el tener cotizados una cantidad de años.

Otra de las medidas en las que hay bastante consenso y que parece inevitable, es elevar el número de años que se tienen en cuenta para calcular la pensión, y que ahora son los quince previos a la jubilación. El Gobierno planteó en un principio que pasaran progresivamente de 15 a 25, pero parece que ahora la cifra que se barajan es de 20 años. ¿Qué supondrá eso? Para la mayoría de la gente cobrar menos pensión, porque lo lógico es que en los últimos años de la vida laboral se cobre más y se cotice por una base más alta. Para los autónomos, por ejemplo, supondrá que van a pagar más, porque ahora lo que hacen la mayoría es pagar sobre una base pequeña hasta que llegan a los 50 años, y a partir de ese momento, pagar más para tener derecho a mayor pensión. Si ahora quieren cobrar lo mismo, tendrán que pagar más durante más años. Sin embargo, es cierto que una medida de este estilo es más justa, porque lo que hace es aumentar la proporcionalidad entre lo que se ha cotizado a lo largo del tiempo que se ha trabajado y lo que finalmente se recibe. De hecho el manifiesto de los 100 aboga por ampliar el periodo de cálculo a toda la vida laboral. Y si a alguien beneficia esta medida es aquellos que pierden su trabajo en los años previos a la jubilación.

También se baraja ampliar el número de años para tener derecho a recibir la pensión mínima, que ahora se fijan en quince.

La mayoría de estas medidas suponen, nos pongamos como nos pongamos, o una merma de la cuantía de las pensiones futuras o una mayor cotización. Pero, en mi modesta opinión, la alternativa a no hacer nada es mucho peor. El sistema tal y como está es insostenible. Y o lo reformamos ya, y hacemos una transición paulatina, o nos esperamos a que entre en déficit y no haya dinero para pagar las pensiones y entonces sí tendremos que hacer recortes drásticos. Creo que los políticos podrían dejar a un lado su demagogia y sus intereses partidistas y ponerse de acuerdo en algo que es esencial para nuestro futuro. Y en esta ocasión no estoy hablando del Gobierno sino de la oposición, que ya podían echar una mano en el asunto.  

Compartir

ABC.es

Cuentas conmigo © DIARIO ABC, S.L. 2010

La crisis ha convertido a la economía en una gran estrella mediática. Términos hasta hace poco desconocidos para una amplia mayoría de ciudadanos como IPC, PIB, CDS, primas de riesgo, se repiten a diario en los Más sobre «Cuentas conmigo»

Etiquetas
Calendario de entradas
julio 2017
M T W T F S S
« Sep    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31