Evita las grasas trans

Evita las grasas trans

Publicado por el nov 25, 2015

Compartir

 

¡Muy buenos días!

Ya hablamos de la importancia de incluir grasas en nuestra dieta, pero, ¿son todas las grasas buenas para nuestro organismo? La respuesta es no, os explicaré las que debéis evitar, son las grasas trans.

 

  • ¿Qué son las grasas trans?

Las grasas trans se forman cuando el aceite líquido se transforma en una grasa sólida y posteriormente se le añaden hidrógenos mediante procesos químicos. Este proceso se llama hidrogenación y sirve para incrementar el tiempo de vida útil de los alimentos.

Algunos alimentos, contienen de manera natural cantidades pequeñas de estas grasas hidrogenadas, como son las carnes del cerdo y del cordero, mantequillas, leche… Sin embargo, las principales fuentes de grasas trans provienen de alimentos tratados.

 

FUENTES DE GRASAS TRANS

Aparecen comúnmente en alimentos procesados que contienen aceites vegetales parcialmente hidrogenados: galletas, patatas fritas y en general fritos variados con aceites reutilizados, margarinas, bollería industrial y snacks en general…

Los aceites parcialmente hidrogenados que aparecen en las comidas procesadas y en los “fast foods” han demostrado contener grasa trans que dañan a las arterias. Algunos estudios han puesto en evidencia, que las grasas trans disminuyen los niveles de colesterol HDL (o colesterol bueno) en la sangre a la vez que aumentan los LDL o colesterol malo. Debido a que la legislación no exige que aparezcan los contenidos en grasa trans en las etiquetas, es difícil de saber que alimentos las contienen y en qué cantidades.

 

Aparecen por ejemplo en:

Galletas, patatas fritas y en general fritos variados con aceites re-utilizados, margarinas, bollería industrial y snacks en general… También en los aceites re-utilizados de bares y restaurantes, debido a que se someten durante muchas veces a elevadas temperaturas que terminan hidrogenando hasta los aceites considerados como ricos en ácidos grasos mono o poliinsaturados.

 

BENEFICIOS DE LAS GRASAS ADECUADAS

Las grasas o lípidos están constituidos por ácidos grasos y como hemos visto, están divididos en grasas saturadas (grasas malas) o insaturadas (grasas buenas), depende del tipo de ácidos grasos predominantes.

Los ácidos grasos que son adecuados para la salud, tales como los monoinsaturados o los poliinsaturados, se llaman ácidos grasos esenciales porque el organismo no es capaz de sintetizarlos por sí mismo. y por lo tanto tenemos que consumirlos a través de la dieta.

Dietas estrictamente bajas en grasas, pueden hacer que no consumamos suficientes cantidades de estas grasas necesarias.

 

¿Cuál es el resultado de no ingerir suficiente cantidad de grasas buenas? 

  • Produce cansancio.
  • Ayuda con la sensación de saciedad en las comidas, una dieta demasiado baja en grasa puede hacer que sientas sensación de hambre.
  • Las grasas aseguran el buen funcionamiento de las articulaciones, evitando la aparición de tendinitis en codos, rodillas, hombros, etc.
  • Piel y cabello secos y sin brillo, uñas quebradizas.
  • Falta de menstruación en mujeres.
  • Disminución del sistema inmune.
  • Alteración de la temperatura corporal.

Las grasas son componentes fundamentales de las células nerviosas y hormonas. Debido a las conexiones nerviosas, la salud mental se puede ver afectada por una ingesta de grasas insuficiente, pudiendo incluso caer en depresiones y alteraciones hormonales importantes. Una dieta equilibrada te permitirá mejorar tus estados de ánimo. Come de todo y en proporciones adecuadas. Y complementa la alimentación con un buen entrenamiento y acondicionamiento físico.

¡Un besito y feliz miércoles!

Podéis seguirme a través de la web (http://www.boostconcept.es), de Facebook (Carla Nutricionista), de Twitter (@carlanutricion) e Instagram (carlanutricionBC).

Compartir

ABC.es

EAT&FIT © DIARIO ABC, S.L. 2015

Dicen que somos lo que comemos. Es cierto. Una nutrición inteligente puede transformar tu aspecto, tu salud y tu calidad de vida. ¡¡Y no tiene que ser aburrido!! Podemos comer sano, natural y muy rico. No hace falta sufrir ni apuntarse a milagros. Existen mil trucos, ¡y no son de magia! La esencia está en tener ideas claras y organizarse. Día a día. Y mover un poco el cuerpo, claro está. Tampoco nos tenemos que apuntar a un maratón cada semana. Más sobre «EAT&FIT»

Categorías
Etiquetas