¿Debemos dejar de comer carne?

¿Debemos dejar de comer carne?

Publicado por el oct 30, 2015

Compartir

 

¡¡Buenos días!!

Esta semana la OMS publicó una noticia declarando la carne roja y la carne procesada cancerígena.

El Centro Internacional de Investigaciones sobre el Cáncer (IARC, en inglés), el órgano de la Organización Mundial de la Salud (OMS) especializado en el cáncer, ha evaluado la carcinogenicidad del consumo de carne roja y de carne procesada.

La decisión de la IARC fue adelantada la semana pasada por el Daily Mail y ocasionó un fuerte rechazo por parte de la industria.

Un sumario del mismo publicado en The Lancet Oncology señala que la mayor parte de las evidencias se basan en estudios epidemiológicos realizados en varios países. Esos trabajos muestran que este tipo de carnes se asocian con una mayor incidencia del cáncer colorrectal.

 

¿Qué se entiende por carne roja y carne procesada?

  • Carne roja

Después de una revisión exhaustiva de la literatura científica acumulada, un Grupo de Trabajo de 22 expertos de 10 países, convocados por el Programa de Monografías de la IARC, clasificó el consumo de carne roja como probablemente carcinógeno para los humanos, basado en evidencia limitada de que el consumo de carne roja causa cáncer en los humanos y fuerte evidencia mecanicista apoyando un efecto carcinógeno.

Se observó principalmente con el cáncer colorrectal, pero también se han visto asociaciones con el cáncer de páncreas y el cáncer de próstata.

Carne roja se refiere a todos los tipos de carne muscular de mamíferos, tales como la carne de res, ternera, cerdo, cordero, caballo o cabra.

 

carne-roja

 

  • Carne procesada

La carne procesada se clasificó como carcinógena para los humanos, basada en evidencia suficiente en humanos de que el consumo de carne procesada causa cáncer colorrectal.

Carne procesada se refiere a la carne que se ha transformado a través de la salazón, el curado, la fermentación, el ahumado u otros procesos para mejorar su sabor o su conservación. La mayoría de las carnes procesadas contienen carne de cerdo o de res, pero también pueden contener otras carnes rojas, aves, menudencias o subproductos cárnicos tales como la sangre.

 

Embutidos

 

 

¿Por qué es peligrosa la carne procesada?

  • Las carnes procesadas depositan nitritos en nuestras células del intestino y éstos son responsables de errores en el ADN de las células que pueden evolucionar hacia células cancerígenas. Son ricas en conservantes, estabilizantes, colorantes y potenciadores del sabor. Su peligrosidad radica en los procesos tecnológicos a los que se ven sometidos estos productos, procesarlas a altas temperaturas, aumentar su contenido de otros nutrientes como sal y grasas relacionadas con enfermedades coronarias, o la utilización de aditivos químicos.

 

 

La Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición (AECOSAN) aconseja mantener las actuales recomendaciones de salud pública sobre el consumo de carne: el consumo debe ser moderado, de no más de dos veces por semana, ya que el consumo continuado y excesivo se asocia a problemas de salud.

Según reconoce incluso la IARC en un comunicado, el riesgo adicional de estos alimentos para una persona es limitado. Calcula que el consumo diario de 50 gramos de carne procesada aumenta el riesgo de cáncer colorrectal en un 18%. Pero ese consumo ha de ser continuo, durante años, para tener ese efecto.

 

¿Motivo de alarma social?

  • Como nutricionista, debemos llevar una alimentación variada, equilibrada y moderada, ajustada a las necesidades de cada individuo. Dar prioridad a los alimentos frescos y naturales, aceite de oliva, frutas, verduras, hortalizas, cereales integrales, legumbres, pescados y limitar el consumo de carne roja, alimentos procesados, precocinados, embutidos, grasas saturadas.
  • Esta semana ha salido la noticia sobre la carne roja y la procesada y el mes anterior salió la del arsénico en arroz y posiblemente el próximo mes saldrá algo semejante.
  • ¿Alarma social? Realmente una alimentación equilibrada y saludable no incluye habitualmente este tipo de productos que los expertos han denominado cancerígenos. Por lo tanto, si atendemos a las recomendaciones nutricionales que he dicho anteriormente, mantenemos una vida activa practicando ejercicio, la tendencia a desarrollar cáncer a través de los alimentos mencionados no guardaría una relación tan directa como la que nos han dicho.

 

Como conclusión personal, si nos detenemos por un momento a reflexionar sobre las cosas que de alguna manera dañan nuestra salud, entonces no haríamos nada, bien es cierto que hay cosas que debemos eliminar de nuestra vida, cosas que debemos moderar o reducir como en este caso, y cosas que aunque quisiéramos, no podríamos eliminar.

Por lo tanto, intentemos ir siempre por el camino más saludable, el que nos de buena calidad de vida, haciendo caso de las recomendaciones que nos dan los expertos, pero con inteligencia y criterio.

 

¡Feliz fin de semana!

Podéis seguirme a través de la web (http://www.boostconcept.es), de Facebook (Carla Nutricionista), de Twitter (@carlanutricion) e Instagram (carlanutricionBC).

 

 

Compartir

ABC.es

EAT&FIT © DIARIO ABC, S.L. 2015

Dicen que somos lo que comemos. Es cierto. Una nutrición inteligente puede transformar tu aspecto, tu salud y tu calidad de vida. ¡¡Y no tiene que ser aburrido!! Podemos comer sano, natural y muy rico. No hace falta sufrir ni apuntarse a milagros. Existen mil trucos, ¡y no son de magia! La esencia está en tener ideas claras y organizarse. Día a día. Y mover un poco el cuerpo, claro está. Tampoco nos tenemos que apuntar a un maratón cada semana. Más sobre «EAT&FIT»

Categorías
Etiquetas