Fast food NO tan good

Fast food NO tan good

Publicado por el may 4, 2015

Compartir

 

La comida rápida suele caracterizarse por ser un tipo de comida cómoda, de fácil elaboración y por lo general barata.

Los lugares más comunes donde puedes disponer de esta comida son las máquinas expendedoras y los restaurantes de auto servicio.

No existe comida mala, toda clase de comida puede incluirse en un plan de comida saludable. Si es cierto que la comida rápida, por lo general, es rica en calorías, grasas, colesterol, sodio (sal) y azúcares. Por ello, debemos limitar su consumo y optar por alimentos naturales, frescos y sin procesar.

Si la ingesta de este tipo de comida es de manera esporádica no causará problemas para la salud pero, si incluyes la comida rápida de forma habitual en tu alimentación diaria, a la larga es muy probable que te cause problemas de salud como hipertensión, enfermedades de corazón y obesidad, entre otras.

 

 

Un ejemplo:

“Menú hamburguesa gigante”  (incluye hamburguesa, patatas y refresco grande).

 

-Hamburguesa grande: 570 kcal (32 gramos de grasa, 1100mg sodio)

Hamburguesa gigante

 

-Patatas grandes: 610 kcal (29 gramos de grasa, 390 mg sodio)

fritas-con-cancer

 

-Refresco de cola grande: 450 kcal (113 gr de azúcar que en medida casera son 6 cucharadas de azúcar, 40 mg sodio)

refresco

 

TOTAL: 1590kcal

 

 

Si un adulto necesita al día unas 2000 kcal, solo el menú te aporta un 80% de la cantidad diaria recomendada. Teniendo en cuenta que hay que distribuir las calorías en cinco tomas al día, tal y como he explicado en post anteriores, es un exceso calórico en una única toma y además, el perfil nutricional aportado por este menú, no es ni mucho menos equilibrado.

 

En cuanto a la grasa aportada, 61 gr, es el 90% de la cantidad diaria recomendada.

 

Y respecto al sodio (sal común) estamos aportando 1530gr, que es el 65% de la cantidad diaria pues la ingesta de sal tiene que ser inferior a 2400mg al día.

Un aporte alto de sodio (sal) en nuestra dieta desencadena:

-Hipertensión arterial.

-Retención de líquidos.

-Problemas hepáticos y renales.

-Incrementa el riesgo de osteoporosis.

 

 

Por lo tanto, intentemos que este tipo de comida no se convierta en un habitual en nuestra dieta.

¡¡Un besito y buena semana!!

 

Podéis seguirme a través de la web (http://www.boostconcept.es), de Facebook (Carla Nutricionista), de Twitter (@carlanutricion) e Instagram (carlanutricionBC).

 

 

Compartir

ABC.es

EAT&FIT © DIARIO ABC, S.L. 2015

Dicen que somos lo que comemos. Es cierto. Una nutrición inteligente puede transformar tu aspecto, tu salud y tu calidad de vida. ¡¡Y no tiene que ser aburrido!! Podemos comer sano, natural y muy rico. No hace falta sufrir ni apuntarse a milagros. Existen mil trucos, ¡y no son de magia! La esencia está en tener ideas claras y organizarse. Día a día. Y mover un poco el cuerpo, claro está. Tampoco nos tenemos que apuntar a un maratón cada semana. Más sobre «EAT&FIT»

Categorías
Etiquetas