Tres paisajes de Oriente

Tres paisajes de Oriente

Publicado por el 30 abril 2018

Compartir

Os voy a proponer que me acompañéis a un viaje muy lejos, nada mas y nada menos que al extremo Oriente. Pero tan solo a escasos minutos en taxi desde casa (los que vivan en Madrid). Se trata de visitar tres restaurantes en los que además de comer como los ángeles, tu mente te tele-transporta a un jardín japonés, a una casa de té o a un rincón de Vietnam todo gracias a su decoración.

47 Ronin, cenar bajo el arce

Es la tercera experiencia gastronómica de un joven cocinero español Borja Gracia en Madrid. Según entras, llama la atención primero el nombre, después la decoración y por supuesto la carta.

Borja se formó en Nueva York y mas tarde en Japón donde durante un año estuvo trabajando codo con codo con cocineros autóctonos y a donde vuelve muy a menudo para auto reciclarse. Su carta es especial y sus platos son pura poesía, pero sus mesas aparecen envueltas en los colores de un gigantesco arce otoñal.

El nombre se refiere a la leyenda de los samuráis que vieron cómo asesinaban a su dueño y se convirtieron en 47 Ronin llevando a cabo la venganza samurái en una historia de lealtad, esfuerzo, honor y tradición. Y el espacio se ha instalado en una obra original de Tomás Alía cabiando su enfoque de tienda de ropa a Restaurante. Dos plantas, techos altísimos y un jardín japonés, creado por Potshop Grow Center, especializados en crear jardines fieles a la realidad y que envuelve las escasas mesas. La iluminación desde el suelo acrecienta esa sensación mágica. En un extremo se sitúa la barra japonesa con cocina a la vista y en la planta superior, cinco mesas y una buena bodega.

 

Yakiniku Rikyu: misterioso y teatral

Tradición y modernidad coexisten en Japón en perfecta sintonía. Y se respira en el Yakiniku Rikyu otro japonés recién nacido esta vez en la Castellana y de la mano del conocido estudio de diseño madrileño Stone Designs.

Madera de roble y acero inoxidable contrastan en una mezcla inspirada en las calles de Tokyo y en sus barbacoas crepitantes. La retroilumnacion escondida entre las bandas de acero nos lleva a las calles de Ginza y sus altos edificios.

Mas adelante se abren las zonas de reservados en donde se añade al protagonismo de la madera, el vivo color rojo de cortinas que forman los reservados que atesoran obras de arte originales.

Las luces son importantes, desde un chandelier flotante preside el salón principal así como una serie de lámparas inspiradas en las tradicionales linternas japonesas dispuestas encima de cada mesa. Para conseguir que la experiencia sea única en cada visita se han creado diferentes tipologías de asientos. Desde mesa tradicional y tatamis, hasta mesas con foso para entrar descalzos que nos hace pensar que nos encontramos en el corazón de la ruidosa ciudad.

 

Café Saigon contemporáneo y urbano.

Abre sus puertas tras 20 años en Maria de Molina, el nuevo restaurante situado en la calle Velazquez. Decorado por el interiorista José Arroyo ha mantenido muchos de sus elementos caracteristicos pero ha introducido elementos en relieve de 3 mm que revisten las paredes a modo de jardines verticales en varios materiales y en tonos que combinan blancos, crudos y verdes

 

.

 

 

 

 

 

Compartir

ABC.es

Deco-adicción © DIARIO ABC, S.L. 2018

He vivido en más de 7 casas, de todos los estilos y lugares. Todas y cada una de ellas, tienen algo singular y un rincón secreto. Todas y cada una de ellas, han hecho que me apasione el diseño, la artesanía, la arquitectura y la decoración. Desde aquí y con vuestro permiso, compartiré lo que sé, lo que me gusta, lo que he descubierto y lo que me ha sorprendido. Más sobre «Deco-adicción»

Categorías