Unos días en el Sur

Publicado por el 20 septiembre 2017

Compartir

 

 

A contracorriente, es como me gusta a mi. Así he pasado este verano. No piensen que soy excéntrica, bueno, un poco si, pero quise unas vacaciones en contra de las corrientes y de las hordas turísticas.

Soy mas del norte, me gustan Asturias, Cantabria y San Sebastian, pero tenía claro que este año, me iba al sur y también que quería la segunda quincena de agosto, cuando ya mucha gente está de vuelta en el trabajo. Y decidí que me centraba en Huelva, (que no conocía) y en Cadiz, (que sí). Dentro del primer destino, caí en Aracena, en medio de las estribaciones de los Picos de Arache, casi lindando con Extremadura mientras que de Cadiz, elegí uno de los pueblos mas bonitos que hay: Vejer de la Frontera.

Ni playa, ni mar, ni chiringuito, ni bailando hasta el  amanecer esta vez quería mis libros, mi siesta, cenas guiris muy tempranas, viendo la puesta del sol y paseos por el pueblo entre mercadillos al anochecer.

Camino de Huelva, llegando a Aracena, se me cortó la respiración (es que yo soy muy urbanita), por la maravilla del paisaje, agreste, monte cerrado, verde y agua…y al fondo esos pueblos blancos donde el tiempo se había detenido. Nadie me había avisado y no sé por qué, pero pensaba que era menos verde y menos frondosa.

Linares de la Sierra, es un pueblo donde se oyen las conversaciones de la gente en la calle. Cada casa cuenta con una entrada encachada y una alegoría que se refiere a su propietario: el farmacéutico, el vasco, el aventurero, el …. el lavadero de la plaza es para todos, igual que el pozo y la gente sale todavía al anochecer a charlar a las puertas de sus casas. Otro visita obligada es a Jabugo, a Alájar y a Almonaster la Real.

Después a Cádiz, a una casa en la muralla árabe de Vejer. Los paseos al amanecer por esas calles vacías, de un blanco casi rosado, descubrir patios insólitos, toda la bohemia, el artisteo, el flamenquito y las cenas en la azotea, fueron gracias a Debra su propietaria americana, unos días que no tienen precio.

Unos días bien aprovechados y aquí os paso fotos de lo que vi.

 

El encachado es una técnica de solar con cantos rodados de colores, formando un dibujo. Todo el pueblo de Linares de la Sierra, al que es difícil de llegar. Cada casa cuenta con una entrada donde se organizan tertulias veraniegas a la fresca, con el símbolo de su propietario.

 

 

esteras echadas

 

Las esteras y las cortinas gruesas en terrazas y azoteas, sirven, en el sur, para proteger el interior del calor y de la luz dejándo pasar el poco viento que se origina a ciertas horas.

Hotel Convento de Aracena

El Hotel Convento de Aracena, es un antiguo convento de monjas de clausura transformado en hotel que ha mantenido sus elementos originales.

 

Patio encalado

Como sus jardines en forma de patios con pozo, aljibe y alcorques para aprovechar bien el agua. Todo encalado.

Vejer, sus calles al amanecer

Vejer de la Frontera es uno de los pueblos mas bonitos de Cadiz. Cerca de las playas del Palmar y a un paso de Barbate, cuenta con más secretos que los que pudieran guardar sus famosas Cobijadas.

Tejas encaladas para las flores

La cal aquí se utiliza para todo tipo de recursos. Desde elemento constructivo y de higiene hasta clave decorativa.

que crecen por todas partes

Y cuanto más desconchada, mejor.

hora de la siesta

Esteras, hay varios pueblos y artesanos que las fabrican, pero desde la antigüedad se utilizan para preservar del calor. En los meses más duros, se llegan a mojar para mantener una humedad ambiente y permitir el paso del aire.

paisaje bajo la escalera por Debra Berger

Debra Berger es la propietaria de esta casa, una artista de la cerámica y una amante de la música. Ha dejado su firma por muchos de los rincones.

Cristal azul

Colección de cristales azules en el hueco de una ventana.

Curioseando en un patio

El anochecer (o el amanecer) es el mejor momento para recorrer el pueblo, sin gente y con una luz difuminada. Es la hora de las corrientes y se suelen dejar las puertas abiertas de los zaguanes y recorriendo sus calles con todo el respeto, se pueden contemplar estas maravillas.

y en otro con cerámica de Conil

O estas otras a base de cerámicas de Conil en colores muy vivos.

La colada

O esta preciosa forma de tender las sábanas de la semana para que se sequen.

Subiendo a cenar

 Aquí ya cerramos el post, porque es, por esta empinada escalera, por la que nos vamos a cenar en la azotea.

 

 

Compartir

ABC.es

Deco-adicción © DIARIO ABC, S.L. 2017

He vivido en más de 7 casas, de todos los estilos y lugares. Todas y cada una de ellas, tienen algo singular y un rincón secreto. Todas y cada una de ellas, han hecho que me apasione el diseño, la artesanía, la arquitectura y la decoración. Desde aquí y con vuestro permiso, compartiré lo que sé, lo que me gusta, lo que he descubierto y lo que me ha sorprendido. Más sobre «Deco-adicción»

Categorías