Ben Affleck y el síntoma McConaughey

Ben Affleck y el síntoma McConaughey

Publicado por el oct 12, 2014

Compartir

A Ben Affleck le ha pasado un poco como a McConaughey: se empeñó tanto en parecer un actor mediocre que nos acabó convenciendo de que lo era. A ninguno le ayudó a) el tipo de papeles que escogía; y b) ser un guaperas que explotaba su físico de forma más o menos acusada.

Ahí terminan los paralelismos, porque Matthew decidió hace un tiempo ya que debía dar un volantazo a su carrera y se acabó llevando el Oscar por “Dallas Buyers Club”, mientras Ben se revelaba como un estupendo cineasta y ganaba su propia estatuilla… aunque en calidad de productor, después de que la Academia le hiciera una de las peinetas más clamorosas de las últimas décadas al no nominarle siquiera como director por “Argo”.

Ambos han ido ganando peso específico con los años, que algo bueno debía tener el soplar velas, y han adquirido un poso que les ha sentado de maravilla. Centrándonos en Affleck, ya no es aquel galán de mentón a lo Cary Grant que se lanzaba al espacio para salvar a la Tierra y volver con Liv Tyler o se debatía entre el honor y el amor en pleno ataque a Pearl Harbor. Con “Hollywoodland”, una película tan infravalorada como interesante, ya se barruntó de lo que era capaz, y aunque de vez en cuando aún cae en ciertos errores, como colocarse de protagonista en sus películas (esto va más por “The town” que por “Argo”), Perdida debería ser la cinta que pusiera fin, de una vez por todas, a ese mantra de que Affleck es un mal actor.

Cómo estará el patio que se montó un debate histérico cuando se anunció que sería Batman en el filme que rueda Zack Snyder. Batman, como si fuera Macbeth. Seamos serios: Affleck está más que capacitado para ser Bruce Wayne con esmoquin de día y el Caballero Oscuro de noche. Sus habilidades interpretativas son más que suficientes para meterse en un papel que no requiere excesivos alardes dramáticos. Y si alguien tiene alguna duda, no ya sobre esto, sino sobre el Affleck actor, que le observe con atención en “Perdida”.

Porque en “Perdida” está impecable y no se le puede poner ni una pega. Comodísimo en el papel y defendiendo con soltura ese rol ambiguo de hombre puesto en el centro de la diana mediática por culpa de la desaparición de su mujer. Capeando el temporal, callando algunas cosas, ocultando otras. Con naturalidad y fluidez, un tipo normal envuelto en una situación desquiciada. Probablemente necesitará mucho más que esto para conseguir lo que ha logrado McConaughey, que se reconozcan sus aptitudes, pero sin duda va por el buen camino. Y nos tapa la boca a los que decíamos que haría mejor en dedicarse exclusivamente a su faceta como director.

No, señor Affleck: es usted lo suficientemente bueno a ambos lados de la cámara.

Compartir

ABC.es

Con el cine en los talones © DIARIO ABC, S.L. 2014

Con el cine en los talones es un blog sin pelos en la lengua, donde se busca ofrecer una visión siempre crítica, y nunca complaciente, de la realidad del cine. Más sobre «Con el cine en los talones»

Etiquetas
octubre 2014
L M X J V S D
« sep   nov »
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031