“Carrie” y el horror de los remakes

“Carrie” y el horror de los remakes

Publicado por el dic 6, 2013

Compartir

Ya está Carrie en los cines, el remake, la de 2013, no la de Brian de Palma, la de toda la vida. Promete sustos y hacer pasar miedo. Lo que asusta, en cambio, es la facilidad y absoluto desprecio por los mitos con la que Hollywood se lanza a rodar versiones de lo ya rodado. Síntoma de la falta de ideas, sí, pero señal, también, de cómo concibe el negocio la industria: como una maquinaria en la que importa menos la cantidad que la calidad.

Sirve la premisa facilona de que, si algo funcionó en un momento dado, puede volver a funcionar, y por eso se estrena esta Carrie 2.0. Por eso, también, se toma una cinta de culto como es Oldboy para que Spike Lee haga con ella lo que le dé la gana, quitándole a la cosa toda la gracia de la original. Un pulpo vivo sólo se come una vez. Oldboy es demasiado loca como para ponerla en la fotocopiadora y apretar el botón de “Copia”. Y lo mismo vale para Carrie.

A Carrie se le ven las costuras porque han pasado casi cuatro décadas de su estreno pero hay que tener en cuenta exactamente eso, que es una película del 76. Para la época supuso un hito considerable. Y ojo, sus dos actrices principales, Sissy Spacek y Piper Laurie, optaron al Oscar. El conjunto rezuma un aroma a cierto cutrerío pero De Palma sabe lo que hace y no desaprovecha la oportunidad de hincarle el diente a un material de Stephen King, quien jamás ha escrito nada que luego no haya triunfado. La historia de la cría atormentada por los compañeros y subyugada por una madre muy chunga, que se rebela sacando a relucir unos poderes tan espeluznantes como mortíferos, pone los pelos de punta.

Pero alguien, alguna mente brillante, decidió que la audiencia de 2013 necesitaba algo más actualizado, con efectos especiales de hoy en día y rostros reconocibles, como el de Chloë Grace Moretz, la nueva Carrie, y el de Julianne Moore, la nueva mamá loca. Dirige Kimberly Peirce, quien apenas había rodado desde Boys don’t cry, y tal vez por eso ha aceptado gestionar un proyecto que no parece muy acorde con sus inquietudes. A ver, claro, quién le dice no a un buen blockbuster de terror que sólo puede tener éxito en taquilla.

No hacía falta una nueva Carrie. Tampoco una nueva Oldboy. Y lo mismo se puede decir de cuantos remakes vayan brotando, como setas, a lo largo de los años venideros. Es un camino sin retorno, triste, pero sin vuelta de página. En Hollywood no sienten el menor escrúpulo y no se paran a reflexionar si una película es demasiado icónica como para quitarle el polvo, darle una nueva capa de barniz y colocarla, una vez más, en el escaparate. Como espectadores sólo queda resignarnos. Una lástima.

Compartir

ABC.es

Con el cine en los talones © DIARIO ABC, S.L. 2013

Con el cine en los talones es un blog sin pelos en la lengua, donde se busca ofrecer una visión siempre crítica, y nunca complaciente, de la realidad del cine. Más sobre «Con el cine en los talones»

Etiquetas
diciembre 2013
L M X J V S D
« nov   ene »
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031