¿No querías De Niro? Pues toma dos tazas

¿No querías De Niro? Pues toma dos tazas

Publicado por el nov 20, 2013

Compartir

A partir de este viernes coinciden dos películas de Robert De Niro en cartelera, de títulos Malavita (ya estrenada) y Plan en Las Vegas, y lo que podría haber sido una gran noticia hace años ahora mismo genera, ante todo, indiferencia.

En Malavita el que un día fue Vito Corleone encarna al enésimo mafioso de su carrera, aunque en una clave distinta, más paródica, en la línea de sus últimos papeles. Con Luc Besson a los mandos, lo cual es siempre motivo de desasosiego, se supone que la gracia del asunto viene de trasplantar a la famiglia a Francia, como parte del programa de protección de testigos; aunque rondando por ahí Michelle Pfeiffer y Tommy Lee Jones, más bien parece un programa de rescate de actores apolillados.

Para aroma a alcanfor, el que desprende el reparto de Plan en Las Vegas, que juega además a eso, a regodearse en el viaje de una troupe de viejas glorias a la Ciudad de los Casinos. Junto a De Niro se alinean Michael Douglas, Morgan Freeman y Kevin Kline. Un Resacón en Las Vegas en formato reseso, el pretendido gancho consistente en ilustrar cómo la cuadrilla debe adaptarse a los nuevos tiempos o perecer en el intento.

Papeles facilones y alimenticios para De Niro, al que nadie le pide que pegue un puñetazo en la mesa, pero sí que dignifique un pelín su glorioso pasado. Ciertamente, sus primeras décadas en la industria del cine fueron tan apabullantes que diez actores habrían vivido como reyes de tamaño currículum. Pero precisamente el brillo de aquella época hace aún más oscuro el transcurrir posterior de su carrera. Un millón de euros a quien recuerde una gran actuación posterior a Casino, algún papel memorable. Mucha comedia, mucha película intrascendente, apenas el guiño de la candidatura a mejor secundario en los últimos Oscar por El lado bueno de las cosas, donde estaba simpático, y ya, como el apostador compulsivo y supersticioso.

De Niro, uno de los mejores actores vivos, se ha ido apagando como la llama de una vela, un poco en la línea de su paisano Al Pacino, incapaces ambos de dar con la tecla para, ya en el último tercio de sus vidas, continuar despachando actuaciones a la altura de su talento. Incluso la incipiente y prometedora carrera como director de Bob, con el estupendo debut de Una historia del Bronx, apenas tuvo un segundo capítulo antes de caer en el olvido.

Prefiere De Niro alargar su carrera y rodar con frecuencia (4 películas en 2012, otras tantas en 2013, 3 completadas y otra en rodaje) antes que tomarse su tiempo y elegir con cuidado sus papeles. ¿Respetable? Sí. ¿Triste? También.

(Foto: fotograma de Malavita)

Compartir

ABC.es

Con el cine en los talones © DIARIO ABC, S.L. 2013

Con el cine en los talones es un blog sin pelos en la lengua, donde se busca ofrecer una visión siempre crítica, y nunca complaciente, de la realidad del cine. Más sobre «Con el cine en los talones»

Etiquetas
noviembre 2013
L M X J V S D
« oct   dic »
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930