Todos ganan, nadie gana en los Emmy

Publicado por el sep 23, 2013

Compartir

Los premios por antonomasia de la tele en USA, y por extensión en todo el mundo, han querido contentar a todos y no han dejado a nadie totalmente satisfecho. Sí, en la bancada de Breaking Bad había alegría por ser designada mejor serie dramática, pero sus dos puntales se habían ido de vacío. Y si Jeff Daniels sonreía con su Emmy, el resto del equipo Sorkin silbaba con las manos en los bolsillos. Y así, sucesivamente.

El palmarés ha dibujado un picoteo que no ha permitido a nadie sacar demasiado pecho. No tocaba noche de encumbrar a tal o cual serie. Derrotadas sí las hay, como Mad Men, que se iba de vacío, aunque, honestamente, ni Don Draper en su noche más loca podría haber soñado con algún reconocimiento a un proyecto que perdió gas hace mucho tiempo. Lo que han venido a ratificar los Emmy es que Breaking Bad es la serie del momento, aupada por la brutal expectación que está generando su inminente despedida, y por fin se lleva este galardón; y que a los americanos les gusta más Modern family que un cubo de alitas de pollo (¡cuarto Emmy consecutivo, qué barbaridad!).

Resueltos los dos grandes enigmas, la aguja de la ruleta se ha ido parando en casillas tan variopintas como, en algunos casos, inopinadas. Véase Jeff Daniels como mejor actor dramático, lo que habrá desencajado más de una mandíbula, dejando con la miel en los labios al favorito, Bryan Cranston, que seguramente ganará con la segunda tanda de la última temporada de Breaking Bad; y a la principal alternativa, Damian Lewis, quien veía, para más inri, cómo Claire Danes sí repetía por su rol de la chalada agente Carrie. Esto, en drama. En comedia, Jim Parsons acumula ya 3 Emmys por su impagable Sheldon Cooper de The Big Bang Theory, personaje tan marciano como entrañable, mientras Julia-Louis Dreyfous reverdecía viejos laureles de Senfield con su rol en Veep.

En los secundarios, se veía venir el triunfo de Anna Gunn (para que luego se queje de cómo trata el público a Skyler, la mujer de Walter White en BB). Merritt Wever sorprendía triunfando por Nurse Jackie, aunque más llamativo ha sido el éxito de Bobby Cannavale por Boardwalk Empire, teniendo en cuenta que competía con un peso pesado como Aaron Paul. Pero estos Emmy, ya se ha dicho, han querido aplazar el reconocimiento a la pareja protagonista de Breaking Bad. Por último, Tony Hale le daba el segundo galardón de la noche a Veep.

Del resto de la entrega de estatuillas, esperadísimo el doble premio a Behind the candelabra como mejor mini-serie y mejor protagonista para Michael Douglas. Y como los nombres potentes de Hollywood siempre dan lustre a este tipo de galas, David Fincher ha sido designado mejor director de drama por el piloto de House of cards, que se presentaba como amenaza seria y sólo se lleva este pellizco.

Con 2013 resuelto, insistimos: todo apunta a que en 2014 se extenderá una enorme alfombra roja para rendirle pleitesía al adiós de Breaking Bad. Salvo giro inesperado en el guión…

Compartir

ABC.es

Con el cine en los talones © DIARIO ABC, S.L. 2013

Con el cine en los talones es un blog sin pelos en la lengua, donde se busca ofrecer una visión siempre crítica, y nunca complaciente, de la realidad del cine. Más sobre «Con el cine en los talones»

Etiquetas
septiembre 2013
L M X J V S D
    oct »
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
30