El milagro de Paraguay: abrirse, no cerrarse

Publicado por el nov 21, 2016

Compartir

 

Asuncion

Vista de Asunción, capital de Paraguay, con el Palacio de Gobierno a la izquierda

 

√ Los méritos de la globalización: de estar encerrado en el interior de Surámerica a ser el de mayor productividad y uno de los que más crecen

√ Empresas de Brasil trasladan su actividad por el bajo coste de mano de obra, energía e impuestos (solo el 10% del IVA y sobre la renta)

√ La continuidad de la política económica –como en Chile y Perú–, ha permitido a Paraguay ofrecer un clima de estabilidad

 

Captura de pantalla 2016-11-21 a la(s) 8.57.01 AM

Paraguay

      Paraguay es uno de los países con mayor crecimiento económico de Latinoamérica. Lo fue en la última década, la del «boom», con un crecimiento del 13,1% en 2010 y del 14,2% en 2013, y lo sigue siendo ahora que muchos vecinos van de capa caída: el FMI prevé que Paraguay crecerá un 3,6% este año y un 3,7% el próximo. Para muchos es una gran sorpresa. ¿Cómo un país encerrado en el interior de Suramérica, sin salida al mar, con una historia de frustración nacional por sus pérdidas territoriales, está logrando ese estirón? Precisamente por verse «atrapado» en el corazón del continente, Paraguay ha tenido una mayor obligación de abrir su economía. Hoy que muchos países están tentados a levantar fronteras económicas, Paraguay –de 6,5 millones de habitantes, el 70% de los cuales tiene menos de 35 años, y una extensión algo mayor que la de Alemania– es un claro ejemplo de que una apertura bien gestionada es siempre la solución.

LA BENDICIÓN HIDROGRÁFICA. Paraguay ciertamente está encerrado dentro del continente, pero sus condiciones geográficas mitigan ese grave inconveniente. Su ubicación en una zona de clima templado y sus amplias llanuras fértiles (el 80% del territorio es plano y cultivable) facilitan una agricultura diversificada. Pero son sus posibilidades hidrográficas las que tienen la llave para convertir todo eso en progreso. El río Paraguay vertebra el país de norte a sur, cruzándolo por la mitad, y el Paraná lo bordea por el este, de manera que la mayor parte del territorio está cerca de una ruta fluvial (el 97% de la población vive en la mitad oriental, entre los dos ríos). La Hidrovía Paraguay-Paraná, que mueve anualmente mercancías por valor de 30.000 dólares entre todos los países que conforman la cuenca, es utilizada para el 87% del comercio internacional de Paraguay (el país tiene la tercera flota de barcazas más grande del mundo); la presa de Itaipú, además, genera el 75% de la energía que consume.

Captura de pantalla 2016-11-21 a la(s) 10.00.01 AM

UN ‘MÉXICO’ PARA BRASIL. Parte del éxito de Paraguay se debe a las ventajas que ofrece para que empresas brasileñas se instalen en ese país o al menos tengan en él un tramo de su cadena de producción, como ocurre en México en relación a Estados Unidos. Esas empresas ‘maquiladoras’, muchas de ellas cerca de la frontera con Brasil (sobre todo en el área de Ciudad del Este), superaron el número de cien en 2015 y llegaron a realizar una exportación de 250 millones de dólares. Paraguay tiene un coste de mano de obra 20,7% menor al de Brasil (53,2% menor en el caso de la cualificada); el precio de la energía eléctrica es 63,6% menor al brasileño, y sus impuestos están alrededor de un 60% por debajo de los de Brasil (IVA e impuesto sobre la renta son del 10%). En el marco de esa integración con Brasil está el uso del puerto brasileño de Paraguaná, donde Paraguay gestiona una terminal.

POLITICAS CONSTANTES. Como Pinochet en Chile, Stroessner introdujo en Paraguay una ortodoxia macroeconómica que los siguientes gobiernos han mantenido. El actual presidente, Horacio Cartes, ha impulsado una ley para limitar al 1,5% del PIB el máximo de deuda presupuestaria del gobierno central, al tiempo que ha prorrogado una política social que en los últimos diez años ha permitido reducir la pobreza a la mitad, situándola en el 20% de la población. Nada indica que las elecciones de 2018, a las que podría presentarse el expresidente Fernando Lugo, político de izquierdas y antiguo obispo, vayan a significar un giro económico.

MERCOSUR SABE A POCO. Para el país más competitivo y de menores costes producción de Suramérica, Mercosur se le queda pequeño. No por las potencialidades que en realidad tiene el mercado constituido junto con Uruguay, Brasil y Argentina, sino por el escaso interés mostrado hasta ahora por esos dos últimos países por afrontar una auténtica integración económica. En la actualidad, Brasil y Argentina constituyen conjuntamente el destino del 40% de las exportaciones paraguayas, cifra que con una cooperación más estrecha debería ser mayor (Estados Unidos recibe el 80% de las exportaciones de México y el 74% de las de Canadá). Por eso desde Asunción se está apuntando también a una cooperación con la Alianza del Pacífico, de la que Paraguay ya es observador. Los paraguayos van a contar con una zona franca en el puerto chileno de Antofagasta.

Compartir

ABC.es

Claves de Latinoamérica © DIARIO ABC, S.L. 2016

Una mirada con pupila geopolítica al fondo de lo que ocurre en Latinoamérica, más allá de las perífrasis de sus políticos y gobernantes. El por qué de lo que sucede y la predicción de lo que puede pasar.Más sobre «Claves de Latinoamérica»