Esa gran autopista de nuestro cuerpo: la aorta

Esa gran autopista de nuestro cuerpo: la aorta

Publicado por el May 19, 2014

Compartir

Viendo las noticias durante los puentes de mayo, cuando hablaban de los atascos en las salidas de las grandes ciudades, sacaron imágenes aéreas de una de estas inmensas vías cuyo fin es sacar miles de coches de las grandes ciudades. Para mí fue fácil establecer una similitud entre el corazón, como la gran ciudad, y la autopista principal de salida: la aorta. Sin duda, nuestra aorta actúa como una gran autopista de la que progresivamente van saliendo carreteras secundarias por donde circula la sangre y sus diferentes productos para regar lo más recóndito de nuestro organismo.

Pero, al igual que las autopistas de nuestro país, la aorta necesita ser vigilada y reparada, cuando sea necesario, para evitar males mayores. Imagínese por un momento que la A1, a su salida de Madrid, se rompe bruscamente. El caos sería monumental. Pues algo parecido pasaría con nuestra aorta si se estropeara o rompiera a la salida del corazón.

Tratamiento de aneurisma de aorta en tramo abdominal

Tratamiento de aneurisma de aorta en tramo abdominal

La aorta tiene un diámetro de entre 2 y 3 cm. Cuando sobrepasa estas dimensiones hablamos de aneurisma, que no es más que una dilatación de una parte de la aorta. Hasta aquí todo correcto, pero sabemos, por diferentes leyes de la física, que cuanto más se dilata un vaso, mayor fragilidad de la pared y más riesgo de que se rompa. Por experiencia sabemos que, por término general, ese riesgo comienza a ser preocupante cuando el diámetro de la aorta sobrepasa los 5 cm. Es en ese momento cuando, según los casos, se debe trata esa dilatación para evitar que lo peor pueda suceder.

Algunas veces puede ocurrir que la pared de la aorta no se rompa del todo y sólo se rasgue, esto es lo que llamamos disseción. Utilizando nuestro ejemplo de la autopista, es como si de repente se origina vía de circulación paralela a la autopista en el arcén. Dependiendo en que segmento de la aorta ocurra puede ser más o menos grave, no sólo por el riesgo de rotura sino por los órganos a los que puede afectar.

La buena noticias es que hoy disponemos de diversas técnicas para arreglar estas alteraciones de la aorta con resultados francamente buenos considerando lo arriesgado de la zona en donde tenemos que trabajar. Como una imagen vale más que mil palabras les dejo este link donde pueden ver todo esto con más detalle.

Compartir

ABC.es

Cirugía cardiaca © DIARIO ABC, S.L. 2014

Cirugía cardiaca. Recogerá los avances quirúrgicos en cirugía coronaria, valvular, de la aorta torácica y de la fibrilacion auricular, sin perder de vista al trasplante cardíaco. Más sobre «Cirugía cardiaca»

Categorías
Etiquetas