Vivir de la guerra

Publicado por el jul 11, 2006

Compartir

 


El Señor de la Guerra es una de esas películas, pocas, que actúan al revés que las demás. En su plano ideal, el cine suele manejar una historia insólita para llegar hasta una frase hecha, un tópico (“la sinceridad es buena para el amor”, “el crimen siempre se paga”, “hay que vivir la vida”…, yo qué sé, cientos de ellas), pero El Señor de la Guerra opera justo en sentido contrario: maneja un tópico (los traficante de armas son quienes señalan en el mapa la ruta de las guerras) para llegar hasta una historia realmente insólita, la de uno de esos hombres, un ucraniano neoyorquino, que interpreta su papel de viajante de armas, como si vendiera aspiradoras. Se ven tan pocos escrúpulos en la pantalla como en esas trastiendas donde te tachuelan de piercing y demás ferrería. El director, Andrew Niccol (el de Gattaca), elige una manera brutal de contar su historia: una cínica voz en off, la del protagonista, Nicolas Cage, un hurón. El paisaje es francamente inhumano y sórdido. Y al sol no se le ve aparecer por ningún lado: no da la impresión de quevaya a salir en los próximos siglos. Buena película, y tan apta para beligerantes tunantes como para pacifistas de pancarta política y en contra de una sola guerra. Porque hay muchas maneras de vivir (mejor) a costa de la guerra.

Compartir

ABC.es

Una de piratas © DIARIO ABC, S.L. 2006

Cualquier cosa que le pase a usted hoy, tenga por seguro que ya le ha pasado a Bogart, a Cary Grant, a Marilyn Monroe y a Rintintín... Algunas ideas para que el día funcione a veinticuatro imágenes por... Más sobre «Una de piratas»

Etiquetas
Entradas por mes
Calendario de entradas
mayo 2017
L M X J V S D
« mar    
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031