Rajoy devuelve a los suyos el orgullo de ser del PP

Publicado por el jul 2, 2016

Compartir

Hasta el 26 de junio, muchos dirigentes, militantes y simpatizantes del Partido Popular se encontraban contra las cuerdas. El PP era un partido arrinconado en una esquina del cuadrilátero, noqueado, al que todo el mundo (empresarios, medios de comunicación, colectivos de todo tipo y ciudadanos de a pie) zumbaba y consideraba una formación política chamuscada por la corrupción y a punto de morir en manos de unos políticos adolescentes (Pedro Sánchez, Pablo Iglesias y Albert Rivera) que estaban a punto de asaltar el cielo y condenar al PP a los infiernos.

Pero la noche del 26 de junio todo cambió. A medida que el recuento de votos iba dando uno y otro y otro más diputados al PP, hasta llegar a los 137, los populares de toda España iban saliendo de ese rincón al que le habían condenado de antemano, antes incluso de celebrarse las elecciones. Parecían que iban a ganar, pero de una manera tan escuálida, que no podrían volver a jugar dentro del ring con una cierta dignidad.

IMG_9761.jpg

El orgullo de ser del PP comenzó a recorrer España entera y la gente, que durante estos cuatro años, y sobre todo los últimos seis meses, ha ocultado que iba a votar al PP (como así lo reflejaban las encuestas) por miedo al qué dirán, estalló para decir sin vergüenza que ellos sí votaron al partido de Rajoy.

Al PP lo han situado de nuevo en el tablero los mismos que lo han querido destruir. Tanto criticar a Rajoy e indicarle el camino de salida, tanto sacar pecho diciendo que venían a regenerar la vida política porque lo hecho hasta ahora no había servido para nada, tanto sectarismo y tanto populismo removió las conciencias del centro derecha que, en un alto de rebeldía, salió a la calle para decir “Basta ya”.

Y este fenómeno de rebeldía no solo se ha producido en España. Acabo de regresar de Bogotá de un viaje de trabajo y, en un almuerzo el pasado jueves con un grupo de empresarios españoles que trabajan en Latinoamérica, uno de ellos me decía que “no he votado en treinta años, pero esta vez sí que quería votar“. Y votó al PP, me comentaba, no sin cierta satisfacción porque, a su juicio, “hay humillaciones que no se pueden consentir”.

Seguir a Paloma Cervilla en Twitter

Otras entradas relacionadas:

Rajoy acertó y Rivera no entendió nada

Un voto para frenar a la izquierda radical

Queremos saber quién grabó al ministro y para qué

Si se va Rajoy, que le sigan Iglesias, Sánchez y Rivera

Los 633.393 votos de Ciudadanos que van a la basura

Albert Rivera quiere ser del PP

 

 

Compartir

ABC.es

Pido la palabra © DIARIO ABC, S.L. 2016

Desde este blogs pido la palabra para poder contaros los entresijos que pueden explicar los acontecimientos de la vida política de nuestro país.Más sobre «Pido la palabra»

Etiquetas
Calendario de entradas
mayo 2017
L M X J V S D
« abr    
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031  
Twitter